Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está preparado para mantener o incluso aumentar los aranceles a las importaciones chinas en medio de conversaciones comerciales en curso, dijo este jueves el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, después de que ambas partes otorgaron concesiones antes de la próxima ronda de negociaciones.

Aún así, dijo Mnuchin en una entrevista en CNBC, los funcionarios estadounidenses estaban buscando progresar cuando las conversaciones se reanuden con los funcionarios de nivel inferior este mes antes de las discusiones de alto nivel con los altos funcionarios en octubre.

“No queremos un viaje que sea solo una serie de discusiones. Queremos hacer un progreso significativo”, dijo.

“El presidente es un negociador. Y está preparado para mantener estas tarifas en su lugar. Está preparado para aumentar los aranceles si necesitamos aumentar los aranceles", dijo Mnuchin, y agregó que era "cautelosamente optimista" sobre las próximas reuniones.

“No queremos un viaje que sea solo una serie de discusiones. Queremos hacer un progreso significativo”, dijo Mnuchin sobre las próximas negociaciones previstas para octubre.

El gobierno de Trump espera que Beijing compre productos agrícolas estadounidenses, dijo.

"¡Se espera que China compre grandes cantidades de nuestros productos agrícolas!", tuiteó Trump por separado este jueves.

Este miércoles, Estados Unidos y China hicieron concesiones, con Beijing bajando los aranceles sobre algunos productos farmacéuticos y otros productos, mientras que Washington anunció un breve retraso en los aumentos arancelarios programados de productos chinos por valor de miles de millones de dólares.

Cuando se le preguntó acerca de los informes de los medios de comunicación de que China buscaba reducir el alcance de las negociaciones comerciales y no los asuntos de seguridad nacional, Mnuchin se negó a discutir detalles específicos. Pero, agregó, que Estados Unidos seguía centrado en la propiedad intelectual, las empresas conjuntas forzadas y otros asuntos.

Las protestas en Hong Kong aquí no son parte de las negociaciones, agregó.