Caracas inició una disputa ante la Organización Mundial del Comercio contra las restricciones de Colombia a la distribución de combustibles líquidos importados desde Venezuela, según un documento publicado el lunes por la OMC, una queja que Bogotá rechazó.

Venezuela dijo que Colombia estaba discriminando ilegalmente sus exportaciones de combustible al imponer "una serie de medidas de distribución y licencias, y recargos de productos, medidas de acceso al mercado y políticas de precios" sobre el combustible venezolano.

Colombia tiene 60 días para resolver la disputa o Venezuela podría pedirle a la OMC que se pronuncie. Sin embargo, la capacidad del organismo con sede en Ginebra para seguir arbitrando este tipo de conflictos está en duda debido a un bloqueo de Estados Unidos a nombramientos judiciales.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia rechazó los reclamos de Caracas y respondió que ejercerá una férrea defensa ante la OMC.

"Venezuela está en todo su derecho de ejercer esta acción y nosotros defenderemos los intereses del país demostrando que no hemos incurrido en ningún incumplimiento a la normativa de la OMC con la rigurosidad y vehemencia que el caso amerita", dijo la viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, citada en un comunicado.

"Vale la pena aclarar que las medidas que aduce ese país fueron expedidas entre 2001 y 2008, y una de ellas en 2017, pero sólo hasta ahora ejercen estas acciones legales", agregó.

Venezuela fue en el pasado el segundo mayor socio comercial de Colombia hasta alcanzar su máximo histórico en 2008, cuando recibió exportaciones por US$6.000 millones, equivalentes a un 17% del comercio internacional colombiano. Tras eso, se deterioró hasta el actual 0,8% debido a los roces políticos entre las dos naciones.