París. Francia superó a Dinamarca como el país con mayor carga de impuestos en 2017, un año en el que los ingresos fiscales en los países desarrollados alcanzaron un nivel récord, dijo la OCDE este miércoles.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo que la presión fiscal total alcanzó como media un 34,2% del Producto Interior Bruto (PIB) el año pasado entre los 34 países desarrollados para los que el organismo con sede en París recopiló datos.

Aunque el aumento fue leve con respecto al 34,0% de 2016, la cifra fue la más alta desde que comenzaron los registros en 1965, dijo.

En Francia, los ingresos fiscales aumentaron al 46,2% del PIB, superando a Dinamarca, donde la proporción cayó al 46,0%.

La presión fiscal en España subió medio punto porcentual, hasta el 33,7%, según la OCDE.

El organismo dijo que la recaudación de impuestos aumentó en 19 países miembros el año pasado y disminuyó en 16.

Israel experimentó el mayor incremento, de 1,4 puntos porcentuales, al 32,7% del PIB, debido a una serie de cambios en las políticas que afectan a los impuestos sobre ingresos y beneficios.

Estados Unidos registró el segundo mayor incremento en 2017, de 1,3 puntos porcentuales, hasta el 27,1% del PIB, lo que según la OCDE se debió en parte al efecto puntual de la repatriación del impuesto sobre beneficios corporativos en el extranjero.

México tuvo la carga fiscal general más baja, del 16,2%, dijo la OCDE.