Bogotá. La moneda y la deuda pública de Colombia se desvalorizaron este lunes por la incertidumbre tras el anuncio del presidente Iván Duque de retirar del Congreso un polémico proyecto de ley de reforma tributaria, clave para que el país asegure su sostenibilidad financiera.

El mandatario ordenó el domingo al Congreso quitar la iniciativa que buscaba originalmente unos 23,4 billones de pesos (US$ 6.256 millones) subiendo impuestos a personas y empresas, lo que desató una violenta ola de protestas de cinco días de sindicatos y organizaciones sociales.

El peso colombiano cerró con baja de un 1,38% a un mínimo de seis meses de 3.804,95 unidades por dólar y el índice accionario COLCAP de la bolsa se derrumbó un 2,72% a 1.216,62 puntos.

Desde el pasado 15 de abril -cuando se radicó el proyecto tributario en el Congreso-, la divisa colombiana acumula una depreciación de 6,15% en el mercado interbancario.

Duque insistió en que la reforma sigue siendo necesaria para garantizar la estabilidad fiscal, por lo que solicitó al legislativo tramitar con urgencia un nuevo proyecto que recoja los consensos de los diferentes sectores, sin ofrecer mayores detalles.

Para los agentes, el hecho de que Duque no anticipara ni el plazo ni el monto de la nueva propuesta, genera dudas sobre la posibilidad de que la reforma se apruebe antes de junio y la capacidad de elevar los ingresos lo suficiente para enviar a los inversores y agencias calificadores un mensaje de consolidación fiscal, que eviten que el país pierda el grado de inversión.

"Todo este episodio parece probable que deje al presidente Duque con un capital político muy disminuido y acelerará el foco del debate político colombiano en las elecciones del primer semestre de 2022", precisó el informe de JPMorgan.

"En términos de mercado, creemos que el retiro de la propuesta de reforma fiscal aumentará la volatilidad, podría empinar aún más la curva de rendimientos y traer más depreciación del peso en el corto plazo hasta que el presidente Duque muestre la nueva propuesta", dijo Sergio Olarte, economista jefe de Scotiabank para Colombia.

Incertidumbre política. A su turno, los títulos de deuda pública interna de referencia, con vencimiento en septiembre de 2030 se desvalorizaron a un rendimiento de 7,27% desde el 6,92% de la sesión previa.

"Los bonos se están transando como si se descartara ya una pérdida en el grado de inversión", dijo el jefe de una mesa de divisas y derivados en Bogotá.

Precisamente, JPMorgan consideró en un reporte que la probabilidad de una rebaja de las calificaciones del país en lo que resta del año son más altas ahora, al tiempo que afectará el panorama político del país.

"Todo este episodio parece probable que deje al presidente Duque con un capital político muy disminuido y acelerará el foco del debate político colombiano en las elecciones del primer semestre de 2022", precisó el informe de JPMorgan.

En tanto, el principal índice accionario de la bolsa, el COLCAP subía un 0,25% a 1.253,75 puntos.

Para Andrés Pardo, jefe de estrategia para América Latina de XP Investments, si bien se espera la aprobación de una nueva reforma antes de finalizar la actual legislatura, en junio, el ajuste fiscal sería inferior al que buscaba inicialmente el Gobierno.

"El gobierno tendrá que incluir otros aumentos de impuestos en un nuevo proyecto de ley, incluidos varios que no son de su preferencia, que no serán suficientes para compensar los que fueron rechazados" opinó.

Otras monedas de la región suben. El resto de las monedas se guiaba por el retroceso del dólar, mientras el mercado aguarda las reuniones de esta semana de bancos centrales y datos económicos importantes de Estados Unidos, que esperan den pistas sobre las perspectivas para la inflación mundial y la respuesta de las autoridades.

En Brasil, el real se apreció un 0,22% y el índice de acciones Bovespa subió un 0,27%, con los inversores de cartera comprando valores de bancos y empresas más capaces de beneficiarse de la reapertura de la economía, al tiempo que obtenían beneficios de papeles vinculados a materias primas, en el inicio de una mes tradicionalmente volátil en los mercados.

El peso mexicano logró un avance de 0,28% y el referencial índice bursátil S&P/BMV IPC repuntó un 1,02% tras haber concluido el periodo de reporte corporativos del primer trimestre.

El peso chileno cerró la jornada con un avance de un 0,97%, a 703,50/703,80 unidades por dólar y el índice IPSA de la bolsa de Santiago subió un 2,64% a 4.590,98 puntos.

En Argentina, el peso se devaluó un 0,13%. En la plaza bursátil, el índice S&P Merval de Buenos Aires cambió de rumbo y bajó un 0,37%, en un contexto de tensiones políticas e incertidumbre sobre el futuro económico en medio de una fuerte segunda ola de coronavirus.

La moneda peruana cayó un 0,77%, pese a la intervención del banco central con 80 millones de dólares en el mercado spot y 160 millones de soles en swaps cambiarios en medio de vencimientos de contratos a futuro y tras la publicación de una nueva encuesta en la que el candidato de izquierda Pedro Castillo mantiene el liderazgo para el balotaje presidencial.