Caracas. Una firma de Florida demandó a Venezuela por US$34 millones debido al impago de unos bonos que vencieron este año, según documento presentado el martes en una corte estadounidense, en la que sería la primera acción legal de un acreedor desde que Caracas incumplió ampliamente su deuda.

Desde hace un año el Gobierno de Nicolás Maduro ha dejado de pagar US$8.000 millones en intereses y capital de las emisiones de bonos de Venezuela y la estatal petrolera PDVSA.

Pese al atraso, los inversores habían hecho pocas acciones concretas para recibir sus pagos hasta que un grupo de acreedores este mes exigió la cancelación de US$1.500 millones, pero todavía no han presentado una acción en un tribunal.

Una compañía poco conocida de Coral Gables llamada Casa Express Corp presentó la demanda ante la Corte del Distrito Sur Nueva York que, a través de un fideicomiso del mismo nombre, tiene bonos venezolanos por un valor nominal de US$29 millones.

Venezuela no pagó el principal del bono a su vencimiento en agosto de este año, ni los intereses, dice el documento. Casa Express busca recuperar el capital, los intereses, daños y honorarios legales, agrega la denuncia.

Un abogado de Wallison & Wallison LLP, que representa al demandante, no respondió a un correo electrónico buscando comentario. El Ministerio de Información de Venezuela tampoco atendió las peticiones de declaraciones.

La División de Corporaciones del estado de Florida muestra que Casa Express se creó en 2015 y detalla como su agente registrado a Luis Gamardo Medina. Reuters no pudo obtener comentario de Gamardo.

La nación miembro de la OPEP se encuentra en su quinto año de recesión y con hiperinflación y además afronta sanciones de la Unión Europea y Estados Unidos que afectan a los funcionarios y las operaciones financieras de los entes oficiales.