La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings afirmó que las empresas colombianas permanecen bien posicionadas para resistir la incertidumbre, luego de que S&P Global Ratings bajara la calificación crediticia de Colombia y de empresas como Ecopetrol, Grupo Sura, Ocensa, Grupo Sura, Isagen, Emgesa, entre otras.

Natalia O'Byrne, directora senior de Fitch, dijo que las empresas colombiana están entrando en este período turbulento "con sólidas posiciones de liquidez y cronogramas de amortización de deuda manejables".

Le puede interesar: JPMorgan y Morgan Stanley predicen una caída crediticia de Colombia a categoría "basura" tras anuncio de S&P

"El entorno de bajas tasas de interés y la exposición moderada al tipo de cambio son factores favorables adicionales", dijo O'Byrne, citada por La República.

La agencia reconoce, sin embargo, que algunos aspectos como las manifestaciones, los bloqueos en las vías y el tercer pico de contagios por Covid-19 afectarán la recuperación económica.

"Negativamente, los disturbios sociales prolongados pueden afectar el ritmo de la recuperación económica y preparar el escenario para mayores impuestos y menores tasas de crecimiento", dijo O'Byrne.

La semana pasada, bancos de Wall Street predijeron que Fitch rebajaría la calificación crediticia de Colombia a categoría "basura" antes de que termine el año y provocaría ventas forzadas después de un movimiento similar por parte de S&P Global Ratings, publicó la agencia Reuters.

Colombia está en el centro de la atención después de que el presidente Iván Duque se viera obligado a retirar una propuesta de reforma fiscal a principios de mayo, en medio de una firme oposición de los legisladores y masivas protestas.

El miércoles, S&P redujo su calificación en moneda extranjera a largo plazo de Colombia a BB+ desde BBB-, prediciendo que el ajuste fiscal será más prolongado y gradual de lo esperado.

Fitch califica al país sudamericano en el rango de grado de inversión más bajo, con una perspectiva negativa, mientras que para Moody's está dos niveles por encima de "basura".

En abril, el Índice de Confianza Comercial en el país cayó 13,1 puntos y el de Confianza Industrial 11,9 puntos por menores expectativas a futuro, como consecuencia de la incertidumbre política.