Brasilia. Los jefes de los bancos centrales de México y Brasil dijeron este miércoles por separado que el lento crecimiento económico global y nacional está presionando a la baja la inflación, lo que sugiere que las tasas de interés en ambos países se reducirán nuevamente muy pronto.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China y los crecientes temores de recesión en EE.UU. y la zona euro han afectado las economías emergentes y han aumentado las expectativas de que los bancos centrales tendrán que actuar más para apoyar el crecimiento.

Las cifras oficiales del segundo trimestre del año publicadas el mes pasado mostraron que México solo evitó por poco la recesión, algo que las cifras de crecimiento del segundo trimestre de Brasil que se publicarán la próxima semana también deberían confirmar, dicen los analistas.

Pero con los dos gobiernos restringidos en términos de su capacidad para estimular el crecimiento debido a las débiles posiciones presupuestarias, los mercados financieros están apostando a nuevos recortes de tasas por parte de ambos bancos centrales, particularmente el de Brasil.

Las cifras oficiales del segundo trimestre del año publicadas el mes pasado mostraron que México solo evitó por poco la recesión, algo que las cifras de crecimiento del segundo trimestre de Brasil también deberían confirmar, dicen los analistas.

En una presentación ante los legisladores en Brasilia este miércoles, el presidente del banco central, Roberto Campos Neto, reiteró la opinión de la entidad de que, si bien los próximos pasos de política dependen de los datos entrantes, la evolución de los riesgos, las expectativas de inflación y el entorno económico débil, garantiza una política monetaria estimulante.

"La evolución del escenario base (económico) y, en particular, del equilibrio de riesgos justifica el ajuste en el grado de estímulo monetario", dijo Campos Neto en el texto de su presentación a los legisladores hecha pública por el banco central.

"El escenario cada vez más benigno para la inflación prospectiva debería permitir un mayor ajuste en el grado de estímulo", dijo.

En un evento en la Ciudad de México, el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, dijo que la economía del país estaba creciendo por debajo del potencial y que el bajo rendimiento se había vuelto más evidente ante una desaceleración global.

"Con respecto a la economía global, las expectativas de crecimiento en una amplia gama de países se han reducido en los últimos trimestres", dijo. "Estamos en un mundo donde, aunque los mercados laborales son fuertes, el crecimiento se está debilitando y la inflación es mucho más baja de lo esperado".

El banco central de Brasil redujo su tasa de referencia Selic el mes pasado en medio punto porcentual a un mínimo histórico de 6,00%. Los mercados de futuros de tasas de interés están reduciendo al menos 75 puntos básicos más durante el próximo año más o menos.

El recorte de México a 8,00% desde 8,25% la semana pasada no fue unánime y fue más sorprendente: el consenso en una encuesta de economistas de Reuters no estimaba un cambio, pero las tasas de cambio apuntan a que los costos oficiales de los préstamos se reducirán nuevamente.

La inflación anual en ambos países está por debajo del 4,00%.