México.- A diferencia de la tendencia observada durante el 2018, donde las tasas de interés tanto en México como en Estados Unidos registraron incrementos en cuatro ocasiones, este año, se esperan pocos cambios.

Especialistas consultados por El Economista coinciden en que debido a que en México los tipos ya se encuentra en un nivel alto y se espera una desaceleración económica, prevén que en el 2019 se mantenga en el nivel actual de 8,25%.

“No vemos ninguna subida, pero tampoco habría espacio para un recorte porque todavía hay una alta incertidumbre sobre cuál podría ser el efecto de eventos como el aumento salarial, la política en formación de precios para energéticos para todo este año”, indicó Joan Domene, analista económico en Invex.

“En el mejor de los casos, las tasas van a permanecer en el nivel actual, tampoco vemos que vayan a subir más por el otro factor que lo ancla, que es el crecimiento económico que comienza a desacelerarse”, explicó Oscar Luna, director de Mercado de Dinero de Finamex Casa de Bolsa.

Sin embargo, ambos coincidieron en que el comportamiento de la inflación y la determinación que tomé la Reserva Federal de Estados Unidos en cuanto al rumbo de su política monetaria serán factores claves en la próxima decisión de Banxico.

“En la última minuta del Banxico, hay una preocupación fuerte a la cuestión inflacionaria por lo que el balance de riesgos lo mantienen al alza y teniendo eso como su mandato, sería difícil que la inflación ceda en un contexto con una nueva administración, que, si bien quiere ahorrar y ser austera, acomodar el gasto social será difícil para que la inflación ceda”, aseguró Oscar Luna.

“La perspectiva a lo largo del año es que la inflación se mantendrá elevada y por eso no podrá bajar la tasa, en el mejor de los casos, van a permanecer en el nivel actual; tampoco vemos que las tasas vayan a subir mucho más por el otro factor que lo ancla, que es el crecimiento económico”.

Fed. Con lo que respecta al movimiento de tasas en Estados Unidos, Joan Domene comparte la visión de la mayoría de los miembros de la Reserva Federal (Fed) en que sólo habrá dos incrementos de 0,25% este año debido a que los datos de inflación se mantienen bajo control.

En su momento, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseguró que el banco central de Estados Unidos puede ser paciente con su política monetaria porque las mediciones de precios son estables y restó importancia a las predicciones de los miembros de la Fed que sugieren que las tasas de interés subirían dos veces más este año.

Por su parte el presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, dijo que las expectativas de inflación sugieren que la postura monetaria del banco central podría ser muy restrictiva, e indicó que la Fed tendrá que ser cuidadosa de no ser demasiado agresiva sobre el costo del dinero para que no se invierta la curva de rendimiento, que señalaría una recesión.

Europa. Con lo que respecta al viejo continente, Oscar Luna precisó que debido al próximo desenlace del Brexit y la desaceleración económica que se vive a nivel global, tampoco se verán pocos incrementos en sus tasas.

“Ese miedo e incertidumbre como consecuencia del Brexit ha disminuido el empuje que traía Europa hace año y medio, y por lo mismo no están en posibilidad que las tasas de Europa vayan a tener una tenencia al alza en el contexto de una desaceleración global, que es la que vemos”, afirma.

“En el bloque de los países desarrollados, Estados Unidos sería el país que estaría creciendo y sigue creciendo, aunque desacelerase, mientras Japón y Europa han venido con crecimiento anémico, por lo mismo no creemos que las tasas en Europa tengan mucho espacio para subir”.