Davos. A miles de kilómetros de su juicio político en Estados Unidos, el presidente Donald Trump tomó el centro del escenario en Davos este martes para promocionar el éxito de la economía de su país.

Trump, que asiste a su segunda reunión de líderes políticos y empresariales mundiales en el Foro Económico Mundial (WEF), también dijo a un auditorio repleto que los recientes acuerdos comerciales con China y México representaban un modelo para el siglo XXI.

El discurso fue lanzado para atraer a la multitud de Davos, promocionando los logros de la administración de Trump a pesar de su enfoque poco ortodoxo de la política y retomando algunos de los temas que expresó cuando se dirigió por primera vez al WEF hace dos años.

"Se acabó el tiempo del escepticismo", dijo Trump al agradecer a los líderes empresariales por traer sus inversiones y fábricas a Estados Unidos.

Este martes comienza el juicio político en el Senado de Estados Unidos después de que el presidente republicano fuera acusado formalmente por la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas de "crímenes y delitos menores".

"Se acabó el tiempo del escepticismo", dijo Trump al agradecer a los líderes empresariales por traer sus inversiones y fábricas a Estados Unidos.

Trump, de quien se espera que sea absuelto por el Senado controlado por los republicanos, dice que es inocente de los cargos.

Polos opuestos. El presidente Trump coincide en Davos con la jóven sueca Greta Thunberg, quien ha llamado al orden a la élite económica y política reunida esta semana en Davos y aseguró que "en la práctica, no se ha hecho nada" por el clima, pese a la movilización de jóvenes del mundo entero durante meses.

Aunque no hay previstas reuniones ni diálogo entre ambos, que se han ensarzado a veces en polémicas en Twitter, no puede descartarse un encuentro más o menos fortuito en el espacio reducido donde se celebra el foro.

El Foro Económico Mundial -fundado en 1971 por el economista alemán Klaus Schwab y que este año celebra su edición número 50- ya advirtió en su informe sobre riesgos globales, publicado la semana pasada, que el cambio climático "es más fuerte y más rápido de lo esperado", con temperaturas que podrían subir hasta tres grados a finales de este siglo.

"El cambio climático es un tema candente en Davos", apunta Chris Williamson, jefe economista de la consultora IHS Markit, y asegura que hay "un cambio de atmósfera" con la toma de conciencia progresiva de que el cambio climático es un riesgo también para los negocios.

A la preocupación climática se añade la de las perspectivas de la economía mundial.

El lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó en una décima de punto, a 3,3%, su expectativa de crecimiento para este año, aunque reconoció que la mejora de las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos reduce incertidumbres.

*Con información de Reuters y DW.