Pasar al contenido principal
¿Cómo impacta la devaluación en Argentina al turismo de compras proveniente de Uruguay?
Miércoles, Enero 24, 2024 - 18:00
Turismo Uruguay. Foto: Xinhua.

A pesar del récord de visitas y gastos de los uruguayos en Argentina en 2023, la brecha de precios y los desafíos económicos plantean interrogantes sobre el futuro del turismo y el comercio entre ambos países.

2023 fue un año con saldo negativo para el turismo en Uruguay. Y es que entre enero y septiembre, en el país oriental ingresaron US$ 1.138 millones por turismo y salieron US$ 1.512 millones por gasto de uruguayos en el exterior. Diversos actores del sector catalogan esto como un hecho histórico, impulsado en gran medida por la brecha cambiaria con Argentina, país que atrajo al 80% de uruguayos en el último año.

Según el Ministerio de Turismo de Uruguay (Mintur), de los más de  4,8 millones de viajes desde Uruguay al exterior, 3,9 millones fueron hacia Argentina. Allí gastaron US$ 1.248 millones, el doble que en 2022. La estadía promedio fue de 4,4 días, el gasto medio por viaje de US$ 321,4 y el gasto diario de US$ 73,9. 

“Hay dos tipos de turismo: el de descanso y el de compras”, explicó el Guillermo D’Andrea, profesor de dirección de empresas en IAE Business School en Buenos Aires. “El de compras no funciona en este momento por la diferencia del tipo de cambio. La devaluación reciente en Argentina ha impactado fuerte en los precios y está afectando el consumo”. 

"Al ser la diferencia de precios menor, existirán menos incentivos para que los uruguayos viajen a Argentina y existirán más incentivos para que los argentinos visiten Uruguay", agregó Ignacio Bartesaghi, Director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica de Uruguay.

Asimismo, indicó que antes de las medidas impuestas por el presidente Javier Milei, los uruguayos que cruzaban la frontera conseguían los productos de consumo a un precio hasta cinco veces menor que en su país de origen. Sin embargo, al día de hoy, si bien la diferencia persiste, ya no sería de cinco, sino de dos veces menor. 

"La diferencia va a seguir persistiendo, Argentina va a seguir por un tiempo siendo más competitiva que Uruguay", aseguró Bartesaghi. 

La constante travesía hacia Argentina, particularmente en fines de semana y feriados, se mantuvo vigorosa, respaldada por un tipo de cambio favorable que hacía más atractivos los precios con el paso de los meses. En octubre, el dólar blue superó los A$ 1.100, marcando un hito significativo tras haber cruzado la barrera de los A$ 500 en julio. Actualmente, el dólar blue cotiza $1.205 para la compra y $1.255 para la venta. El dólar oficial, por su lado, se cotiza en A$ 841. 

También produciría que los productos y servicios argentinos ya no sean tan atractivos en términos de precio en comparación con los uruguayos, sostuvo Bartesaghi. El efecto de esto se vería no solo en el sector turístico, sino también en el comercio de las ciudades fronterizas de Uruguay, donde la gente estaría optando por comprar productos en Argentina debido a los precios más bajos. 

Esto, continúa, porque a medida que el gobierno de Javier Milei ordene la economía en Argentina, se puede esperar que se eliminen los subsidios, se tenga un único tipo de cambio y se libere también las restricciones de uso de tarjetas de crédito y dólares para compras en el exterior. 

Por ejemplo, el Índice de Precios Fronterizos (IPF) de Uruguay reveló que en septiembre los precios en Salto —departamento uruguayo fronterizo con Argentina— eran un 180% más altos que en Concordia —departamento argentino fronterizo con Uruguay—, alcanzando niveles sin precedentes. A pesar de ello, la disparidad de precios se redujo a un 157% en noviembre, según el último informe del año. 

“⁠No creo que se achique mucho más porque Uruguay recibe inversiones, algunas de los mismos argentinos, que fortalecen su moneda, y en cambio el peso argentino se sigue devaluando por efecto de la inflación”, agregó D’Andrea sobre esta brecha cambiaria ahora más corta. 

De esta forma, la preferencia de los uruguayos por Argentina persiste, respaldada por una significativa brecha de precios y un tipo de cambio favorable, a pesar de las transformaciones económicas y políticas impulsadas por las medidas de Milei. Asimismo, este fenómeno continúa siendo un componente central en el paisaje turístico entre ambos países. 

"¿Va a seguir existiendo una brecha cambiaria con Argentina? Sí. Argentina va a estabilizarse y esa estabilización generará una competitividad más pareja, equilibrará más la competencia y eso favorece a Uruguay", concluyó Ignacio Bartesaghi.

Países

Autores

AméricaEconomía.com