Pasar al contenido principal
Inversión china en Brasil cae 78%
Martes, Agosto 29, 2023 - 08:28
China y Brasil banderas, foto Reuters

También se produjo un empeoramiento en la tasa de efectividad de los proyectos chinos, en un año en el que la inversión total de China en el extranjero registró un nivel elevado, aunque modesto.

El volumen de inversiones chinas en Brasil se desplomó un 78% en 2022 respecto al año anterior, hasta US$ 1.300 millones, el nivel más bajo registrado en 13 años, según un estudio publicado este martes por el Consejo Empresarial Brasil-China (CEBC), con una reducción de proyectos que implican grandes volúmenes de recursos.

De 2021 a 2022, el país pasó del primer puesto de la lista de destinos que recibieron más inversiones chinas en el mundo al noveno puesto, señala el informe. También se produjo un empeoramiento en la tasa de efectividad de los proyectos chinos, en un año en el que la inversión total de China en el extranjero registró un nivel elevado, aunque modesto.

El documento, elaborado por el director de Contenidos e Investigaciones del CEBC, Tulio Cariello, señala que la disminución de los flujos chinos al país se produjo en medio de un fuerte crecimiento de la inversión extranjera en el conjunto de Brasil, que saltó un 95% en el año y alcanzó los 90,6 mil millones de dólares, según el Banco Central, el nivel más alto en diez años.

El informe señala que la retracción observada en las contribuciones chinas no refleja necesariamente una falta de interés de China en invertir en el país, siendo el resultado de la no implementación de algunas iniciativas en las áreas de minería y energía que representaban un gran volumen de recursos.

En 2022, el volumen de inversiones chinas anunciado fue de 4.700 millones de dólares, pero sólo el 27% se llevó a cabo. El año anterior se acabó confirmando la totalidad de los 5.900 millones de dólares anunciados.

“La diferencia de valor entre los proyectos anunciados y confirmados se explica por el hecho de que algunas inversiones particularmente intensivas en capital requieren una serie de licencias para el inicio de sus operaciones, lo que puede eventualmente posponer su ejecución”, afirma el estudio.

Como ejemplo, se cita una inversión de US$ 2.100 millones anunciada en 2022 por la empresa Honbridge y que no se ejecutó en el mismo año por la necesidad de obtener una licencia ambiental previa para la minería.

Cariello dijo que la caída porcentual también se explica por lo que llamó una distorsión en la base comparativa interanual, ya que en 2021 hubo dos proyectos en el área petrolera que sumaron casi 5 mil millones de dólares y llevaron al sector a representar el 85% de los aportes chinos. .en Brasil ese año.

El pico de inversión china en Brasil se registró en 2010, con una entrada de 13 mil millones de dólares. Desde 2007, inicio de la serie CEBC, hasta 2009 los flujos estuvieron por debajo de los 500 millones de dólares. En 2019, el valor fue de 5.600 millones de dólares y, en 2020, con la pandemia, el flujo cayó a 1.900 millones de dólares.

El documento sostiene que, a pesar de la caída en el monto invertido, el número de proyectos anunciados en el país llegó a 40 el año pasado, el segundo mayor de la serie, sólo detrás de las 41 iniciativas observadas en 2018.

Los indicadores que apuntan a una desaceleración de la economía china, en medio de las recientes crisis de las principales empresas inmobiliarias del país, han generado preocupación entre las autoridades de varios países, incluido Brasil, por temor a que el gigante asiático esté perdiendo su capacidad de crecer de manera sostenida y robusta. manera.

MENOS EN BRASIL, MÁS EN EL MUNDO

Mientras el volumen de recursos dirigidos a Brasil cayó, las inversiones chinas en el mundo registraron un aumento moderado, del 2,8% el año pasado, hasta 116.800 millones de dólares, según datos oficiales del gobierno chino recogidos por el autor del estudio.

El documento cita un escenario internacional desafiante, especialmente a partir de 2020, con la intensificación del diferendo entre Estados Unidos y China, la pandemia de Covid-19 y la invasión de Ucrania por Rusia.

La economista Hsia Hua Sheng, profesora de la Escuela de Administración de Empresas de São Paulo de la Fundación Getulio Vargas (FGV-EAESP), dice que la guerra en Ucrania y la disputa entre Washington y Beijing provocaron un cambio abrupto en el escenario global y alteraron los flujos de recursos. China, con el gobierno chino empezando a privilegiar las inversiones en la llamada “Nueva Ruta de la Seda”, un plan de inversiones en todo el mundo que no cuenta con la participación de Brasil.

En opinión del profesor, un factor complementario -y no determinante- son las posiciones adoptadas por el gobierno del entonces presidente Jair Bolsonaro, que era "más cerrado y no trataba mucho con los bloques regionales", incluidos los Brics, además de a no tener como bandera la transición ecológica, foco actual de la inversión china en el mundo.

Para él, la caída del año pasado, que también puede haber estado influenciada por las incertidumbres electorales, no representa una tendencia, y el flujo de recursos debería reanudarse, especialmente como reflejo de la prioridad del nuevo gobierno en la reindustrialización y en el plan de transición ecológica.

“Si nos fijamos en las inversiones para 2023, veremos que hay muchas en el sector de la energía, que fueron represadas desde el año pasado hasta aquí", afirmó Hsia. "Ya hay (anuncios de inversiones) en coches eléctricos, energía eólica y solar. generación", añadió.

La embajada china en Brasil no respondió de inmediato.

Países

Autores

Reuters