Pasar al contenido principal
El alza inflacionaria a nivel global también afecta al comercio electrónico
Miércoles, Agosto 16, 2023 - 14:15
Fuente: Reuters

Las ventas en el comercio tradicional se han visto afectadas por factores como la inflación. Aunque en una menor medida, los ecos de esta situación también están alcanzando a las ventas en línea.

Si hay un renglón de la economía global que se caracteriza por mostrar constantes repuntes de crecimiento es el comercio en línea. Gracias a la creciente adopción de nuevas tecnologías, así como la bancarización de más sectores de la población, el también conocido e-commerce ha cosechado un notable protagonismo.

Sin embargo, el difícil panorama macroeconómico por el que atraviesan gran parte de las economías también amenaza con golpear las puertas de este nicho. Un estudio publicado recientemente por Salesforce, aunque las ventas en línea lograron crecer un 3% durante el segundo trimestre del año en todo el mundo, el gasto promedio por cliente ha disminuido en un 3%.

Esto podría explicarse por el impacto que está generando la inflación en el bolsillo de los hogares, pues al estar más caras las cosas la capacidad de gasto se reduce y tasar los gastos pasa a ser una estrategia para que el dinero alcance.

El estudio también precisa que gran parte de esta disminución se ve jalonada por la situación económica en Estados Unidos. Allí el decrecimiento en las ventas fue del 2% frente al primer trimestre del año. Es la primera vez que registra números negativos desde 2014.

En América Latina las ventas también cayeron, a un ritmo del -11%. No obstante, como lo explica Salesforce, el escenario está distante de ser catastrófico, pues desde el segundo trimestre del año pasado esta región viene alcanzando cifras muy por encima del promedio global, registrando también aumentos en el gasto que pasaron de los US$ 1,85 a US$ 2,10 por transacción.

“A pesar del buen momento a nivel regional, no deja de preocupar la situación de Estados Unidos, en donde la caída del comercio en línea se relaciona directamente con la disminución de la confianza del consumidor y el gasto discrecional. Con Europa como modelo para estos vientos económicos en contra, los minoristas y las marcas de EE. UU. deben centrarse en mantener la lealtad de los clientes existentes en lugar de la adquisición, cada vez más costosa, de nuevos clientes”, recomienda Salesforce.

Para el caso de Colombia, las altas tasas de interés y la inflación están haciendo estragos en el comercio minorista. Según la Encuesta Mensual de Comercio (publicada por el DANE) en los seis primeros meses del año las ventas han caído -5,2%, mientras que la variación anual habla de pérdidas del 11,9%.

El comercio electrónico no fue ajeno a esta tendencia, pues si se comparan las ventas de junio del presente año con las del mismo mes de 2022 se ve una reducción del 45%, mientras que el primer semestre ya consolida una caída del 17%.

No obstante, la clave para entender esto pareciera concentrarse en el fenómeno que generó la pandemia en la economía. Hay que recordar que el confinamiento obligó a muchos sectores a cerrar, lo que trajo consigo un enfriamiento de la economía. Para enfrentar esa situación (una vez teniendo la emergencia sanitaria medianamente controlada), se permitió que los comercios volvieran abrir, juntamente con una estrategia de reactivación económica que estuvo acompañada de bajas tasas de interés y promoción del consumo como lo fue el Día sin IVA.

El impacto fue tan grande que la economía pasó ahora a calentarse, con la inflación galopando en los dos dígitos y las tasas de interés por las nubes. Es decir, es prácticamente imposible superar los números tan inflados que se logran consolidar en una economía sobrecalentada.

Muestra de lo anterior es que si comparamos los resultados del comercio electrónico de este año con los consolidados durante el segundo trimestre de 2019 (que es el referente pre pandémico) se evidencia un aumento del 175,5%, una cifra considerable.

Desde cierto punto de vista, son apenas previsibles las cifras que hoy se están consolidando, y al ser las caídas no tan altas como los incrementos que se han logrado al comparar con la pre pandemia, se puede decir que el comercio electrónico sigue siendo una apuesta acertada para las empresas que quieren aumentar su alcance e incrementar sus ventas.

Cifras manejadas por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) indican que el año pasado el e-commerce cerró con $55,2 billones (US$ 13.579 millones) en ventas y 332,4 millones de transacciones, lo que se traduce en un aumento del 22,1% frente al año inmediatamente anterior.

Teléfono inteligente: el gran protagonista

El estudio de Salesforce también muestra que el 84% de las compras en línea hechas en América Latina se hicieron mediante teléfonos inteligentes, mientras que el 16% se efectúan en computadores.

Este dato es importante, pues lleva a que los comercios privilegien la optimización de la experiencia que se tiene desde los teléfonos inteligentes, aumentando así las probabilidades de concretar una venta.

“Según la investigación, una de las técnicas más efectivas para lograr una visión 360 de cada uno de los clientes es tener soluciones adecuadas que permitan conocer bien qué tipo de respuesta espera, cuándo y por qué canal la prefiere. Asimismo, para lograr este objetivo, cabe considerar que por lo que más se están sintiendo atraídos los clientes son los descuentos”, concluye el estudio.

Autores

El Espectador