Pasar al contenido principal
El boom de la anguila en el Pacífico: Perú lidera la carrera por la certificación sostenible
Jueves, Febrero 8, 2024 - 12:00
Anguila. Foto: PMP Anguila.

Este recurso marino se ha convertido en una especie cotizada por Ecuador, Perú y Chile, pues significa su entrada al mercado asiático. Perú podría llevar la delantera de conseguir la certificación internacional MSC que valida la sostenibilidad de la anguila.

La anago —-anguila de agua salada color marrón con manchas blancas— es el nuevo blanco de los países con entrada al Océano Pacífico: Ecuador, Perú y Chile. Y es que esta especie altamente demandada por el mercado asiático llega a venderse entre US$ 6 y US$ 6,50 por kilo enlatada. Sin embargo, estos no cuentan con la MSC, una certificación internacional en sostenibilidad pesquera, afectando así los planes de negocio. 

Este certificado es clave para la comercializción y sostenibilidad de la anguila, ya que se puede pescar tanto en el Océano Índico -por los asiáticos y africanos-, así como en el Océano Pacífico. De acuerdo con Dario Alvites, presidente de la pesquera peruana Perupez y líder del Proyecto de Mejoramiento Pesquero de Anguila Peruana (PMP Anguila), en la región latinoamericana este producto ictiológico es demandado por su grasa y por su disponibilidad los 365 días del año. La corriente de Cromwell, en su paso por Ecuador, Perú y Chile, ha empujado la presencia de la anguila en sus mares, pero es en Perú donde mantiene una larga estadía y desarrolla un mayor porcentaje de grasa debido al frío. 

Con respecto a sus competidores, la temperatura alta en Ecuador hace que la pesca sea inviable porque la anguila no desarrolla grasa ni permanece por una larga estadía. Asimismo, en Chile, país donde termina la corriente, no hay una cantidad comercial de anguilas, pues apenas figuran en su mar, continuó explicando el líder de PMP Anguila. 

Es por estas diferencias que en Perú están en búsqueda de una certificación internacional como la del MSC (Marine Stewardship Council), el único programa de certificación y ecoetiquetado de pesquerías de captura salvaje que cumple con los requisitos de mejores prácticas establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) como ISEAL, la asociación mundial para estándares de sostenibilidad. 

LA ANGUILA PERUANA 

La anguila en Perú se pesca desde hace 30 años y fue descubierta por investigadores japonese que firaron convenios con el país para desarrollar nuevas pesquerías. 

Durante años, los armadores pesqueros, quienes hoy conforman el PMP Anguila, han venido realizando un trabajo continuo con el Instituto del Mar de Perú (Imarpe) para lograr que la anguila alcance niveles seguros de explotación, pues casi fue depredada. Por ello, en 2008 bajo un régimen de ordenamiento pesquero pudieron cambiar de una pesquería artesanal desordenada a una industria de menor escala. 

“Nosotros renunciamos a pescar desordenadamente y ahora nos autosometemos. Le pusimos la norma a un control del Gobierno y estamos pescando anguilas en las cantidades y tallas adecuadas, lo que ha hecho que se recupere a tal nivel que los indicadores de pesca biológicos indican que es sostenible”, contó el también ingeniero pesquero. Se pesca por encima de los 42 cm de largo y se permite una variación máxima de 20% menor al tamaño ideal. 

Respecto al impacto que pueda tener el fenómeno El Niño, Dario Alvites señala que históricamente la población de anguila ha sido favorecida por el ingreso de aguas provenientes del norte del país lo que hace que su hábitat sea propicio para el aumento en la disponibilidad de la población de anguila y sea más accesible ante condiciones cálidas. 

“Se pesca todo el año, lo que implica que los pescadores tengan un ingreso permanente. Es una flota 100% formal, los pescadores tienen todos los beneficios sociales que tiene cualquier trabajador formal en Perú. Hablamos de más de 500 personas entre flota y fábrica”, indica. 

También subraya que el Estado peruano no está buscando su máximo rendimiento. Y es que de las 18 lanchas dedicadas a la pesca de anguila, hay algunas que no salen a pescar hace más de dos años —límite de tiempo que indica que ya no te se va a dedicar a la actividad— mientras que hay otras tres lanchas que desde hace doce años siguen esperando la aprobación para poder unirse. Este límite de lanchas se dio luego de que una suma de 70 de ellas casi depredara las anguilas en Perú. 

“Estamos al 89% de alcanzar el estado certificable. El 11% que falta tiene que ver con el próximo ordenamiento, y lo más interesante es que no hay nada ni nadie en contra, ni siquiera hay informalidad”, dijo Altivez.

De lograr la certificación habría demanda suficiente para subir el precio y permitir la mejora de todos los actores de la cadena, puesto que el sello del certificado garantiza a las empresas que la anguila es sostenible también en el tiempo y no es solo un boom estacional, explica Darío Altivez. 

“Es parte del fenómeno mundial la recesión por los efectos de la pandemia y el fenómeno de la Niña, por eso hemos bajado el precio”, explicó el líder de PMP Anguila. 

En ese sentido, las diferencias de tipo de cambio del yen y el dólar complicaron las negociaciones, sin embargo, a fin de año lograron alcanzar cifras de más de US$ 15 millones en exportaciones de anguilas, logrando posicionar a Perú como el primero de la región en exportación de esta especie.

Países

Autores

AméricaEconomía.com