Los presidentes de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y de Argentina, Mauricio Macri, habilitaron este viernes un segundo paso fronterizo de uso público para cruzar la represa hidroeléctrica binacional Yacyretá, una de las más grandes del mundo con 4.000 megavatios de potencia instalada, sobre el limítrofe río Paraná.

La apertura del puente al público, con un costo de US$1 millón, "cambiará la historia de estas dos regiones", aseguró el jefe de Estado argentino.

Hasta ahora, la vía estaba restringida al uso exclusivo de los funcionarios de la hidroeléctrica. Sin embargo, ambos gobernantes decidieron extenderla al uso turístico entre Ayolas (departamento de Misiones, en Paraguay) e Ituizangó (provincia de Corrientes, en Argentina).

Unos 50.000 turistas visitan anualmente la presa desde su inauguración hace 25 años. En coincidencia con la apertura, unos 500 nuevos comercios se instalaron en el lado argentino y un centenar en territorio paraguayo, informaron portavoces de la represa.

El presidente paraguayo consideró que la iniciativa de apertura al público "potenciará el desarrollo del comercio, la promoción del turismo, los servicios y multiplicará el intercambio cultural".

Ambos países compartían ya únicamente el puente "San Roque Gonzalez", unión física entre Posadas (Provincia de Misiones) y Encarnación (departamento de Itapúa), unos 150 km aguas arriba.

El presidente paraguayo consideró que la iniciativa de apertura al público "potenciará el desarrollo del comercio, la promoción del turismo, los servicios y multiplicará el intercambio cultural". Abdo aseguró además que el paso fronterizo es una prueba de la voluntad de ambos gobernantes "de integrarnos y levantar nuestras economías con espíritu solidario".

El acceso al público no obstante será restringido a automóviles y ómnibus de hasta 30 pasajeros, de 07H00 a 19h00, y se prohíbe el paso a pie, en motocicleta o bicicleta y vehículos de tracción a sangre. Tampoco está permitido detenerse para obtener tomas gráficas de la hidroeléctrica. El puesto fronterizo está dotado con equipos de última generación y el tránsito será controlado por patrullas y drones.

No es la única buena noticia del día para las comunicaciones en la región. El propio Macri dio la bienvenida al nuevo vuelo semanal de la aerolínea española Air Europa que conecta, desde el pasado 2 de agosto, Madrid con la ciudad argentina de Iguazú, próxima a las Cataratas del Iguazú, con una escala en Asunción del Paraguay.

Macri participó en un acto en el aeropuerto de Iguazú, que hace cinco años que no recibía ningún vuelo internacional: "Y este es, por primera vez, uno que nos conecta directamente con Europa. Esto es histórico, acercar las Cataratas en tan solo nueve horas a España abre un mundo de posibilidades. Es un gran paso porque significa que muchísimos más turistas van a venir", celebró Macri. Y afirmó que su "sueño" es que el año que viene se inaugure un vuelo directo entre Londres e Iguazú.