Fráncfort. Bayer AG alcanzó un acuerdo para cerrar demandas en Estados Unidos que denunciaban que su herbicida Roundup provoca cáncer y dijo que pagará alrededor de US$10.900 millones luego de más de un año de negociaciones para resolver el proceso judicial.

La fabricante alemana de pesticidas y químicos logró un acuerdo con cerca del 75% de los demandantes en el caso de Roundup, lo que involucra alrededor de las 125.000 denuncias, indicó la compañía el miércoles en un comunicado.

El acuerdo pone fin a una disputa legal que heredó Bayer tras su pacto de adquisición con Monsanto por US$63.000 millones en 2018.

Los casos resueltos fuera de cortes en torno al Roundup y otros herbicidas basados en glifosato representan alrededor del 95% de las demandas que actualmente se dirigen a juicio, dijo la compañía alemana.

"El acuerdo por el Roundup es la acción correcta en el momento adecuado para Bayer a fin de terminar con un largo periodo de incertidumbre", dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Werner Baumann.

La compañía dijo que haría un pago de entre US$8.800 millones y US$9.600 millones para resolver el actual litigio de Roundup -incluyendo un desembolso que se espera cubra futuras demandas- y US$1.250 millones por un pacto separado en una demanda colectiva que abordará futuros casos.

Bayer dijo en febrero que no necesitaría amortizar el valor de Monsanto en sus libros si debía desembolsar US$10.000 millones en litigios, reflejando las estimaciones de los analistas del mercado en ese entonces.

Monsanto comenzó a vender el Roundup en 1974, y aunque la fórmula no está más protegida por una patente, el herbicida sigue estando ampliamente disponible.

Bayer ha dicho repetidamente que el Roundup es seguro e importante para los productores agrícolas que lo utilizan con una combinación de las semillas transgénicas producidas por la compañía.