El contrato de compra-venta de gas con Brasil se mantendrá vigente hasta al menos el 2023, porque hasta ese año se espera concluir con el envío de los volúmenes de gas que hacen al acuerdo y que no fueron requeridos por el comprador en los últimos 20 años, informó el presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Óscar Barriga.

"Nuestro contrato con Brasil se va a extender hasta el 2022 o 2023, al régimen de nominación que se realice y se pagará ese gas al precio que esté en ese momento, o sea, nuestro contrato seguirá vigente hasta el 2023 garantizando los ingresos al precio WTI actual, lo que nos significa unos US$150 millones mes, eso seguirá ingresando a YPFB", explicó, según un boletín institucional.

El contrato Gas Supply Agreement (GSA) entre Bolivia y Brasil fue firmado el 16 de agosto de 1996 en Río de Janeiro. Establece un volumen mínimo de compra de 24 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y un máximo de entrega de 30,08 MMmcd. Actualmente, el 30% de gas que ingresa a Brasil es boliviano.

Barriga explicó que en el documento bilateral se dejó establecido que todo el volumen de gas que la estatal Petrobras no haya pedido durante los últimos 20 años deberá ser entregado a partir del 2020, después de que fenezca el contrato.

“Lo que vamos a tener es una extensión de ese contrato hasta el año 2022 o 2023, dependiendo del régimen de retiro, eso significa que si nos piden un régimen de 31 millones de metros cúbicos día ese tiempo se puede acortar, si nos solicitan un régimen de 24, que es lo normal que hoy están pidiendo, ese tiempo será 2022 o 2023”, sostuvo.