La Paz. La estatal boliviana YPFB y la brasilera Petrobras firmarán este viernes la octava adenda al contrato de compraventa de gas natural que amplía por 4 años la relación comercial. El volumen máximo de entrega diaria del energético será de 20 millones y se mantendrá el cálculo para fijar el precio.

El nuevo pacto entrará en vigencia el miércoles 11 de marzo de 2020, “hasta la entrega final de la última molécula en el marco del contrato” suscrito entre ambas empresas petroleras, informó ayer a La Razón el viceministro de Industrialización, Comercialización,Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Iber Pino O’Barrio.

El contrato de compraventa de gas natural GSA (Gas Supply Agreement) entre YPFB y Petrobras fue firmado el 16 de agosto de 1996 y tenía una duración de 20 años, a partir de 1999 hasta 2019. Este contrato establecía inicialmente el envío de 16 millones de metros cúbicos por día (MMm3d) de gas natural, sin embargo, tras la firma de dos adendas se llegó a fijar el máximo volumen contractual de venta de 30,08 MMm3d.

Volumen. El viceministro Pino explicó que YPFB aún debe entregar a Petrobras alrededor de 28.000 millones de metros cúbicos del combustible, sin tener en cuenta el take or pay (toma o paga), que es energía pagada y no retirada. “Si el ritmo promedio de retiro es 20 millones de metros cúbicos al día, (el contrato) durará alrededor de cuatro años”.

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, en entrevista con Bolivia Tv, dijo también que el contrato se extenderá “aproximadamente cuatro años”. El 17 de diciembre de 2019, señaló que la nueva adenda fija una obligación de entrega del energético por parte de YPFB de 20 MMm3d de gas, mientras que Petrobras se compromete a retirar 14 MMm3d.

Si YPFB despacha cada día el volumen máximo, la última molécula en ser entregada a Petrobras será a fines de 2023 (4 años). Por el contrario, si la petrolera brasileña solo retira el volumen mínimo, la última molécula que recibirá será a mediados de 2025

“Entonces, de 14 a 20 millones de metros cúbicos por día puede retirar Petrobras y para nosotros no habrá complicaciones de enviar esos volúmenes requeridos para evitar multas”, puntualizó.

Haciendo una simple regla aritmética, si YPFB despacha cada día el volumen máximo, la última molécula en ser entregada a Petrobras será a fines de 2023 (4 años). Por el contrario, si la petrolera brasileña solo retira el volumen mínimo, la última molécula que recibirá será a mediados de 2025 (5 años y medio).

Por su parte, el presidente de YPFB Corporación, Herland Soliz, declaró este miércoles en conferencia de prensa que Bolivia garantiza 5 años de venta de gas al mercado brasileño. También aseguró que en la nueva relación contractual con Petrobras cambiarán los volúmenes, los precios y el tiempo del contrato.

“Después del 10 de marzo cambia nuestra historia, cambian los volúmenes, cambian los tiempos, cambian los precios, entonces es un momento histórico en el que vamos a vivir y creo yo de que con esto estamos garantizando los siguientes, mínimo, cinco años de esta venta de gas al Brasil”.

Al respecto, una fuente gubernamental explicó a La Razón que el cálculo para fijar el precio del gas boliviano que va a Brasil se mantendrá en la octava adenda.

Soliz detalló que la octava adenda al contrato GSA será firmada a las 11.30 en la ciudad de Santa Cruz. Para participar de los actos se anuncia la llegada de “una delegación nutrida de autoridades brasileñas”. Se tiene programado que la firma del documento estará a cargo de los presidentes de YPFB y Petrobras.