Santiago de Chile. Desde la compra en 2018 de Monsanto, Bayer afronta una serie de procesos en el mundo debido al Roundup, clasificado como "posiblemente cancerígeno". Hoy, una organización de consumidores en Chile pide que se indague casos de afectados a nivel local; y que se les compense por el daño.

El año pasado, Monsanto y Bayer enfrentaron 52.500 demandas judiciales en Estados Unidos por usar un herbicida nocivo para la salud.

Desde hace poco más de dos años Bayer tiene un litigio en curso, en el que miles de demandantes le acusan por los presuntos efectos cancerígenos de los herbicidas de Monsanto, entre ellos el Roundup.

Ahora, el tema se está tratando a nivel local: la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu) demandó colectivamente a la firma en el 22° Juzgado Civil de Santiago -que declaró admisible la acción judicial- para que cada enfermo de cáncer que estuvo expuesto al herbicida reciba una compensación de poco más de US$240 mil (US$121 mil por daño material y US$121 mil por daño moral).

Según los argumentos legales expuestos en la demanda colectiva, el daño causado “proviene del lento envenenamiento cancerígeno producido por el glifosato y los productos químicos del Roundup, que es elaborado por Bayer y distribuido y comercializado en Chile por Bayer Chile S.A. y Arysta LifeScience S.A.”, indicó la Odecu en un comunicado.

De acuerdo con el presidente de Odecu, Stefan Larenas, “los afectados por el herbicida Roundup en Chile tienen los mismos derechos a justicia y compensación que quienes fueron expuestos en Estados Unidos o Europa, donde Bayer ya reconoció judicialmente su responsabilidad, como sucesora de Monsanto”.

Según la organización demandante, estaríamos “frente a un universo difuso y, probablemente, muy masivo de personas afectadas”.

El glifosato -comercializado por Bayer como Roundup- es de uso masivo en los cultivos agrícolas de nuestro país, afirmó la organización. La prevalencia de cáncer gástrico y de tiroides, que son los más asociados al uso del glifosato, “es significativamente mayor en las zonas donde se usa el químico como herbicida”.

Según Larenas estaríamos “frente a un universo difuso y, probablemente, muy masivo de personas afectadas”.

“Queremos hacer un llamado a quienes tengan algún tipo de cáncer asociado a la exposición al Roundup, a que se pongan en contacto con Odecu, para informar con más detalles de esta acción legal”, agregó.

Para esto, la Odecu puso a disposición de los potenciales afectados un banner en su página oficial.

De acuerdo a Agence France-Presse, desde la compra en 2018 de Monsanto, Bayer afronta una serie de procesos en Estados Unidos debido al Roundup.

A tal punto que el grupo alemán anunció que va a disponer un valor adicional de US$ 4.500 millones para encarar las potenciales consecuencias de juicios relacionados con el glifosato en los tribunales estadounidenses.

Bayer firmó en 2020 un amplio acuerdo de más de US$ 10.000 millones para poner fin a unas 125.000 demandas. Pero un juez estadounidense rechazó en mayo parte de ese plan.

Roundup es clasificado como “posiblemente cancerígeno” por el Centro Internacional de Investigación para el Cáncer, un brazo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Bayer refuta esta caracterización.

Apenas la semana pasada, además, la transnacional recibió buenas noticias: sus acciones subieron un 2,5% después de que la empresa alemana de productos agrícolas y farmacéuticos ganara su primera prueba por las afirmaciones de que su herbicida Roundup causa cáncer.

Un jurado de California encontró que el herbicida no era una causa sustancial de una rara forma de linfoma no Hodgkin en un niño. El veredicto es el cuarto que involucra a Roundup y el primero a favor de la compañía.