Houston. La refinería estadounidense Citgo Petroleum Corp está cortando formalmente los lazos con su matriz, la petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA, para cumplir con las sanciones impuestas por Estados Unidos al país miembro de la OPEP, dijeron a Reuters dos personas cercanas a la decisión.

Los ejecutivos de la firma con sede en Houston establecieron una fecha límite el 26 de febrero para terminar las relaciones con PDVSA luego de las sanciones diseñadas para reducir los ingresos del petróleo al presidente socialista Nicolas Maduro y apoyar el gobierno de transición formado por el jefe del Congreso venezolano, Juan Guaido.

Estados Unidos, Canadá y docenas de otras naciones han reconocido a Guaido como el presidente legítimo de Venezuela, pero Maduro aún controla el ejército, las instituciones públicas y PDVSA, que proporciona el 90% de los ingresos de exportación del país.

Citgo ha detenido los pagos a su matriz, las suscripciones a servicios corporativos, las comunicaciones por correo electrónico y las menciones a PDVSA en materiales de marketing y su sitio web.

Los empleados venezolanos expatriados regresaron este mes a Venezuela y se cerró una filial de adquisiciones que opera desde la sede de Citgo, Servicios PDVSA, dijeron las personas familiarizadas con el asunto.

Citgo ha detenido los pagos a su matriz, las suscripciones a servicios corporativos, las comunicaciones por correo electrónico y las menciones a PDVSA en materiales de marketing y su sitio web.

Una portavoz de Citgo no respondió a las solicitudes de comentarios.

La compañía está tratando de liberarse de las sanciones que han obstaculizado el acceso a la financiación. Se está dando prioridad a la refinanciación de un crédito revolvente y un préstamo a plazo para fines de julio, dijeron las fuentes. 

Este lunes, la firma de calificación crediticia Fitch colocó a Citgo en observación de calificación citando un mayor riesgo de refinanciamiento debido a las sanciones.

"Nos han dicho que tenemos que organizar la casa antes del 26 de febrero para evitar conflictos con las sanciones", dijo una de las fuentes.

El Congreso venezolano nombró una nueva junta directiva de Citgo bajo la presidencia de Luisa Palacios, quien la semana pasada nombró un equipo de gestión bajo Rick Esser, el nuevo vicepresidente ejecutivo de la compañía. Las nuevas juntas directivas de PDVSA y subsidiarias, PDV Holding y Citgo Holding, también han sido designadas por la Asamblea Nacional de Venezuela.

Citgo es el principal activo extranjero de Venezuela. Es la octava refinería más grande de EE.UU., con una red de refinación de 750.000 barriles por día capaz de suministrar el 4% del combustible del país a través de una red de aproximadamente 5.000 estaciones de servicio en 30 estados.

El congreso venezolano ha estado investigando los activos y la cuenta bancaria de la nación sudamericana en todo el mundo en un esfuerzo por obtener acceso a dinero en efectivo e instalaciones extranjeras.

No está claro si la nueva junta directiva de Citgo ha completado un proceso de registro en Delaware para tomar legalmente el control de la compañía. La nueva junta directiva podría enfrentar un desafío legal por parte del actual liderazgo de PDVSA si la junta no estuviera legalmente constituida.