Nueva York. Los precios del petróleo cayeron más de un 3% este viernes y marcaron su mayor baja mensual en seis meses, luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, intensificó las tensiones comerciales con más amenazas de aplicar aranceles a México, un importante socio comercial y proveedor de crudo.

Los futuros del crudo Brent, el referencial internacional del Mar del Norte, cayeron US$2,38, o un 3,6%, a US$64,49 por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) se hundió US$3,09, o un 5,46%, a US$53,50 por barril.

El Brent tocó a un mínimo de sesión de US$64,37 por barril, su cota más baja desde el 8 de marzo, y el WTI se hundió hasta US$53,41 por barril, un mínimo no visto desde el 14 de febrero.

Los futuros del Brent cayeron un 11% en mayo y el WTI se desplomó un 16%, sus mayores bajas mensuales desde noviembre.

El Brent tocó a un mínimo de sesión de US$64,37 por barril, su cota más baja desde el 8 de marzo, y el WTI se hundió hasta US$53,41 por barril, un mínimo no visto desde el 14 de febrero.

Trump prometió este jueves aplicar aranceles a las importaciones de todos los bienes procedentes de México a menos que su vecino del sur haga más por detener la inmigración ilegal, lo que generó más temores sobre el crecimiento económico y la demanda global de petróleo.

Eso podría golpear al lucrativo comercio transfronterizo de energía. "Las refinerías de Estados Unidos importan unos 680.000 barriles por día (bpd) de crudo mexicano. El arancel de 5% agrega dos millones adicionales al costo de sus compras diarias", dijeron analistas de PVM.

Estados Unidos también exporta más combustibles a México que a cualquier otro país, según el Departamento de Energía, aunque hasta ahora el país latinoamericano no ha dicho si tomará represalias.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, instó a Trump a desistir de sus amenazas de aranceles y dijo que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, iba a viajar a Washington para convencer al gobierno de Estados Unidos de que las medidas de Trump no beneficiaban a nadie.

La disputa comercial con México se suma a la prolongada guerra arancelaria de Estados Unidos con China, que según muchos analistas dará paso a una recesión. La actividad fabril china se contrajo más de lo previsto en mayo, de acuerdo a un sondeo oficial divulgado el viernes.