La empresa eléctrica noruega Statkraft quiere aprovechar el potencial de generación renovable de Brasil para incluso cuadruplicar su capacidad instalada en el país latinoamericano en los próximos cinco años, principalmente con proyectos eólicos y solares, pero también con pequeñas centrales hidroeléctricas, dijeron ejecutivos a Reuters.

La expansión debe llevarse a cabo con posibles adquisiciones, participaciones en subastas gubernamentales para nuevas empresas de energía y negociaciones de contratos en el mercado de electricidad libre, donde los grandes clientes y las industrias obtienen suministros directamente de generadores y comerciantes.

“La compañía está buscando una cierta escala y tamaño en los mercados que considera que tienen potencial, y en ese contexto, diría que Brasil se destaca ... tiene un recurso eólico y solar de clase mundial y es un mercado que está en proceso de liberalización. ", dijo a Reuters el presidente de la unidad brasileña, Statkraft Renewable Energy (STKF3.SA), Fernando de Lapuerta.  “Nuestro objetivo es aumentar significativamente nuestra presencia en Brasil, que hoy es pequeña. En los próximos años, el objetivo sería al menos triplicar o cuadruplicar el tamaño ... en los próximos cuatro a cinco años ", agregó el ejecutivo.

La compañía noruega opera 22 plantas en Brasil con un total de 450 megavatios en operación, distribuidos en 130 megavatios en energía eólica y el resto en plantas hidroeléctricas pequeñas y medianas.

"Es un mercado que está comenzando a ser más competitivo ... pero nos estamos preparando para la próxima subasta en octubre y el próximo año ... y también estamos trabajando en el mercado libre, buscando contratos con grandes consumidores", dijo Lapuerta.

Según Lapuerta, Statkraft tiene "varios proyectos eólicos" registrados para una subasta del gobierno brasileño que contratará nuevas plantas en octubre para operar desde 2025, la llamada subasta A-6.

Sin embargo, las ofertas del gobierno han visto una baja demanda de los distribuidores en los últimos años debido a la lenta recuperación económica de Brasil, mientras que el fuerte interés de los inversores en los contratos de licitación a largo plazo ha llevado a una competencia feroz, lo que ha reducido los precios.

Como resultado, muchas compañías han tratado de hacer viables nuevos proyectos vendiendo toda o parte de la producción futura en el mercado de energía libre.

En la última subasta, la A-4, en junio, la mayoría de los proyectos ganadores comercializaron solo el 30% de la energía, dejando el resto a la venta en contratos privados. "Es un mercado que está comenzando a ser más competitivo ... pero nos estamos preparando para la próxima subasta en octubre y el próximo año ... y también estamos trabajando en el mercado libre, buscando contratos con grandes consumidores", dijo Lapuerta.

La estrategia de Statkraft para Brasil también ha sido fortalecer el área de comercialización de energía, en la cual la compañía expandió su equipo en un 40% el año pasado, mientras que la cartera de clientes atendidos se triplicó.

El gerente comercial de Statkraft en Brasil, Pablo Becker, anteriormente miembro del grupo CPFL, dijo que la compañía había cambiado su enfoque desde 2018 en adelante para ser más contundente en el servicio a los usuarios finales, más allá del mero comercio de energía.

Según él, la compañía también ha sido muy buscada por los inversores que buscan realizar proyectos de generación viables en el mercado libre, aprovechando el cierre de contratos y el suministro a sus clientes. "Por la fortaleza financiera de nuestro accionista, podemos ser una buena contraparte", dijo Becker.

También señaló que la experiencia de Statkraft con operaciones comerciales de energía en mercados más avanzados, como el nórdico, le dará a la compañía una ventaja importante a medida que las reformas regulatorias en discusión para el sector eléctrico de Brasil se muevan hacia un mercado más liberalizado. 

Los cambios que ya se están considerando incluyen la introducción de llamadas de margen semanales a los comerciantes de energía y el cálculo por hora de los precios spot de la electricidad a partir de 2021. Ambas propuestas generaron cierta resistencia, con los comerciantes y otros agentes preocupados por los efectos a corto plazo de las medidas de mercado.

"Este modelo de margen no es algo que nos asusta, es algo natural de la evolución del mercado ... estamos un poco atrasados ​​en Brasil, en el mercado europeo ya vimos esta realidad: precio por hora, llamado margen", dijo. "Esto allana el camino para nuevos productos, productos financieros, y es algo para lo que estamos bien posicionados", agregó Becker.