La compañía energética francesa Engie venderá activos por valor de entre 9.000 y 10.000 millones de euros (unos US$ 10.900 millones a US$ 12.000 millones) en el periodo 2021-2023 con el objetivo de simplificar la empresa y la proposición de inversión, según ha informado este martes en un comunicado.

"El mix de negocio de Engie evolucionará a través de revisiones estratégicas de actividades no esenciales, más salidas de países, alineación con el comité de cero emisiones de carbono y el reequilibrio de la exposición a las redes de gas franceses", ha explicado la empresa.

De acuerdo con el plan estratégico a medio plazo presentado, Engie también ejecutará inversiones de crecimiento de entre 15.000 y 16.000 millones de euros (entre US$ 18.000 y US$ 19.400 millones) hasta 2023, de las cuales el 55% ya está comprometido.

Del total del gasto de capital, un 40-45% estará destinado a renovables, mientras que otro entre 30% y 35% a redes y un 15-20% a soluciones energéticas. El grupo espera un retorno del 7,5% de estas inversiones.

"Estamos reposicionando a Engie para capturar oportunidades significativas de crecimiento. El grupo está comprometido con su rol como líder industrial, con prioridades claras y un cumplimiento y foco en la excelencia operativa", ha afirmado la consejera delegada de la empresa, Catherine MacGregor.

"Una Engie más simple estará posicionada de forma única para lograr una transición energética asequible, confiable y sostenible. Con un mayor foco en la energía renovable, la infraestructura de energía distribuida y los gases renovables, Engie está construyendo hoy el sistema energética bajo en carbono del mañana", ha agregado la primera ejecutiva de la empresa.

Engie también ha publicado este martes sus cuentas parciales para el primer trimestre. De acuerdo con el documento, la facturación entre enero y marzo fue de 16.870 millones de euros, un 2,3% más que en el mismo periodo del año pasado. En términos comparables, el incremento fue del 4,8%.

Los ingresos de soluciones para clientes crecieron un 3,6%, hasta 5.426 millones, mientras que la rama de suministro se mantuvo estable en 5.028 millones. Por otro lado, Engie facturó 2.155 millones por redes, un 6,7% más, así como un 4,4% menos por generación térmica, hasta 851 millones, y un 13% menos por renovables, hasta 808 millones.

El abultado descenso en el negocio de renovables se explica por el efecto negativo del tipo de cambio en Brasil. En términos comparables, el segmento experimentó un incremento del 3% gracias al alza de precios de producción hidroeléctrica en Francia.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la empresa fue de 3.224 millones, un 5,3 por ciento más, mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) se situó en 2.065 millones, un 8,3 por ciento más.