Milán. La ítalo-estadounidense Fiat Chrysler y la propietaria de Peugeot, la francesa PSA, están en conversaciones sobre un posible acuerdo para crear uno de los principales fabricantes de automóviles del mundo.

Tras abandonar la propuesta de fusión con su rival francés Renault en junio, Fiat Chrysler (FCA) confirmó este miércoles su apuesta por una alianza alternativa en un momento en el que los fabricantes de automóviles se enfrentan a grandes inversiones en electrificación, reducción de emisiones y tecnologías de conducción autónoma.

Sin embargo, si una combinación de Peugeot y FCA consigue superar los obstáculos políticos, financieros y de gobernanza, la nueva empresa seguirá enfrentándose a importantes desafíos.

Los fabricantes de automóviles de todo el mundo afrontan la perspectiva de una ralentización de la demanda mundial que coincide con los cambios tecnológicos más espectaculares en un siglo.

Las dos compañías dijeron que están en conversaciones para hacer efectivo un acuerdo que podría crear una empresa de US$50.000 millones, dijo una fuente familiarizada con el asunto.

La junta supervisora de PSA debía reunirse el miércoles para discutir el posible acuerdo, dijo otra fuente cercana al asunto. La FCA dijo en un comunicado que no tenía nada más que añadir por el momento.

Las acciones de ambas compañías subían entre un 7% y un 8%, superando el índice de referencia STOXX 600.