El grupo chino Zhejiang Energy Group (ZEG) comenzó a buscar oportunidades de inversión en Brasil, donde posee presencia por medio de una cuota minoritaria en la hidroeléctrica de São Simão, operada por la también china State Power Investment Corp (SPIC), dijeron a Reuters dos fuentes con conocimiento del asunto.

No está claro la velocidad con que los chinos pueden avanzar con los planes o si ya hay algún activo específico en el radar de la empresa, pero Zhejiang llegó a analizar el año pasado la posibilidad de participar en la subasta de privatización de la eléctrica paulista Cesp, de acuerdo con una de las fuentes.

Más recientemente, a finales de enero, un grupo de ejecutivos de Zhejiang participó en una reunión en la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) con el director general y el área internacional del organismo regulador.

"Ellos estuvieron interesados ​​en mirar Cesp en el pasado y acabaron no avanzando. Pero ellos tienen interés en el mercado de Brasil", afirmó una de las fuentes, que habló bajo la condición de anonimato.

Zhejiang Energy Group opera más de 30 gigavatios en capacidad de generación, principalmente térmicas a carbón y gas natural, según informaciones del sitio de la empresa. La cartera de la compañía incluye también más de 1 GW en hidroeléctricas y más de 1 GW en capacidad en renovables.

El apetito de los chinos por Brasil en el primer momento es principalmente por negocios que involucran activos ya operativos y de preferencia de gran porte, agregó una segunda fuente.

"Ellos están atentos a las oportunidades, evaluando el potencial de Brasil. Al evaluar nuestro mercado, principalmente oportunidades 'brownfield' , prefieren entrar en un negocio redondo y en grandes negocios", afirmó.

De acuerdo con esa segunda persona, Zhejiang debe priorizar oportunidades en el segmento de generación de energía, tanto en termoeléctricas a gas natural y en fuentes renovables, incluyendo hidroeléctricas, pero no hay prisa y un primer movimiento más concreto del grupo puede llevar hasta un año y medio.

De acuerdo con la segunda fuente, había algún temor de los chinos por declaraciones del presidente Jair Bolsonaro, que durante la campaña electoral insinuó que empresas chinas tienen muchas veces un comportamiento predatorio en sus adquisiciones en Brasil.

"Ellos querían saber, por ejemplo, si hay alguna restricción al capital chino, por eso fue aquella conversación para tranquilizarlos, se dijo que no hay restricción y que si tienen algún proyecto en mente pueden ejecutar", dijo la fuente.

El sector de energía eléctrica ha sido uno de los principales objetivos de las empresas de China en Brasil -las gigantes State Grid y China Three Gorges Corporation han hecho adquisiciones voluminosas en el país en los últimos años y ya aparecen entre las mayores compañías del mercado local de electricidad.

Zhejiang Energy Group opera más de 30 gigavatios en capacidad de generación, principalmente térmicas a carbón y gas natural, según informaciones del sitio de la empresa. La cartera de la compañía incluye también más de 1 GW en hidroeléctricas y más de 1 GW en capacidad en renovables, como energía solar y eólica.

En comparación, la estatal Eletrobras, líder en generación en Brasil, tiene 48 gigavatios en capacidad, mientras que la francesa Engie, la mayor generadora privada local, opera usinas con 9,4 gigavatios.

En Brasil, Zhejiang posee hasta el momento sólo la parte del 35% en la hidroeléctrica de São Simão, entre Goiás y Minas Gerais, a través de la subsidiaria internacional Zhejiang Energy International.

La hidroeléctrica de San Simón, con 1,7 gigavatios en capacidad, tiene como principal accionista a la china SPIC, que remató el emprendimiento en septiembre de 2017 por 7.118 millones de reales (US$1.943 millones).