Sao Paulo. La marca de camiones Volkswagen AG, Scania, dijo este martes que invertirá 1.400 millones de reales (US$344 millones) para modernizar su fábrica brasileña en Sao Bernardo do Campo, una ciudad industrial cerca de Sao Paulo.

La inversión en el centro histórico de la industria automotriz de Brasil sigue a la decisión de Ford Motor de abandonar el negocio de camiones pesados ​​en América del Sur y cerrar su planta en la misma ciudad, lo que podría beneficiar a los participantes del sector.

Durante los primeros cuatro meses de 2019, las ventas de camiones pesados ​​Scania aumentaron 31% en comparación con el mismo período del año anterior, según datos compilados por la asociación local de fabricantes de automóviles Anfavea.

La inversión se produce en un momento en que el estado de Sao Paulo, que durante mucho tiempo dominó la industria automotriz brasileña, ha visto a empresasdel sector establecer fábricas en otros lugares, atraídas por incentivos fiscales.

Durante los primeros cuatro meses de 2019, las ventas de camiones pesados ​​Scania aumentaron 31% en comparación con el mismo período del año anterior, según datos compilados por Anfavea.

A principios de este año, General Motors amenazó con grandes recortes en sus fábricas de Sao Paulo. Eso llevó al gobernador del estado, Joao Doria, a negociar agresivamente, terminando con el lanzamiento de un nuevo paquete de incentivos para los fabricantes de automóviles en el estado. 

GM luego decidió invertir US$2.700 millones para aprovechar el programa de impuestos.

La nueva inversión de Scania comenzará en 2021 y finalizará en 2024, luego de sus inversiones de 2016 a 2020, que totalizan 2.600 millones de reales (US$633 millones), informó la compañía en un comunicado conjunto con el gobierno del estado de Sao Paulo.

El último compromiso financiero de Scania está dirigido a la revisión de su línea de ensamblaje, así como a la introducción de una nueva generación de camiones en América Latina.

La compañía sueca se encuentra entre las empresas de camiones más grandes de Brasil, detrás de Mercedes-Benz y Volvo.