Ámsterdam. El auto eléctrico Model 3 de Tesla recibió luz verde para salir a las carreteras de Europa, superando el último obstáculo para la llegada del sedán impulsado por baterías el próximo mes.

El Model 3 es un proyecto crucial para Tesla, en un momento en que la automotriz estadounidense -célebre por sus autos de lujo de alto precio- intenta alcanzar el mercado masivo con una opción más accesible.

La versión más barata del Model 3 está a la venta desde los 58.800 euros (US$66.800), mientras que la más básica del exclusivo Model S parte en cerca de 89.000 euros.

El Model 3 cumple los requisitos para su aprobación en las carreteras europeas, según datos publicados en el sitio web de un organismo holandés encargado de otorgar licencia tanto a los vehículos como a las autopartes en Europa.

Este sello de aprobación llega en un momento importante para Tesla, que se prepara para afrontar una creciente competencia por parte de compañías establecidas que planean gastar unos US$300.000 millones en vehículos eléctricos y baterías en los próximos años.

Tesla anunció miles de despidos la semana pasada para controlar los costos, en un momento que busca incrementar la producción de versiones más baratas del Model 3.