La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's Global Ratings redujo la calificación Avianca Holdings S.A. de “B” a “CCC+” y la perspectiva paso de “estable” a “negativa”.

A través de la Información relevante de la Superintendencia Financiera, Avianca comunicó la noticia a sus inversionistas con partes del reporte emitido por la firma estadounidense. En este se explica que el ajuste se hizo porque los planes de Avianca para refinanciar sus bonos senior no garantizados de US$550 millones han tomado más tiempo de lo esperado, “lo que podría tener implicaciones en el costo de financiamiento”.

Estos bonos internacionales se emitieron en mayo de 2013 y comenzaron a pagarse el noviembre del mismo año para cumplir semestralmente con el compromiso. De hecho, el último pago se hizo el pasado viernes y están próximos a alcanzar su fecha de vencimiento: mayo de 2020.

Y según S&P, la refinanciación ha tardado debido a demoras en los procedimientos contractuales relacionados con el incumplimiento de los convenios por parte de BRW Aviation LLC (principal accionista de Avianca) en virtud del acuerdo de préstamo con United Airlines de noviembre de 2018, “que son necesarios para evitar el incumplimiento de las condiciones financieras de la compañía”.

También preocupa que si la demanda del mercado final se deteriora o los mercados financieros se debilitan, el holding enfrentará dificultades para obtener nueva financiación. Por esto, la agencia también bajó la calificación de Avianca como emisor de “B-” a “CCC”.

Para mitigar el riesgo la Junta Directiva de Avianca autorizó la reestructuración del plazo y la deuda de los bonos, acción que se ejecutará “en el momento en que la compañía lo considere oportuno”, dijeron, con el fin de fortalecer la rentabilidad, disminuir el nivel de endeudamiento y aumentar la liquidez en el corto y mediano plazo.

Sin embargo, la firma advirtió además implicaciones en el costo del financiamiento asociado con el riesgo de reputación que se deriva de la declaración de quiebra de Oceanair Linhas Aereas S.A., una aerolínea brasileña que licencia la marca Avianca Brasil.

También preocupa que si la demanda del mercado final se deteriora o los mercados financieros se debilitan, el holding enfrentará dificultades para obtener nueva financiación. Por esto, la agencia también bajó la calificación de Avianca como emisor de “B-” a “CCC”.

El vicepresidente financiero de Avianca, Roberto Held, explicó durante un encuentro con medios que la calificadora reconoció que el holding está manejando este riesgo de refinanciación para mejorar su perfil de vencimientos de deuda y perspectivas de liquidez.

“Ellos reconocen el modelo de transformación, así que se trata de algo temporal”, dijo. De hecho, S&P concluye en su informe que la firma puede elevar la calificación si Avianca refinancia con éxito sus notas 2020.

Avianca recordó que el pasado 2 de mayo, la Junta Directiva de la compañía “autorizó a la Administración a adelantar la transacción del liability management de los bonos internacionales 2020, que se ejecutará en el momento en que la Compañía lo considere oportuno”.