Davos. Los precios del petróleo pasarán por un periodo de mayor volatilidad en los próximos meses debido a las preocupaciones sobre los suministros de Venezuela e Irán, dijeron Glencore y Mercuria Energy Group, dos de las mayores comercializadoras de materias primas del mundo.

Estados Unidos volvió a imponer sanciones a Irán, lo que ha reducido las exportaciones petroleras de la república islámica, y ha amenazado con medidas contra Venezuela, cuya producción se ha hundido en medio de la agitación política y una profunda crisis económica.

"Espero una mayor volatilidad debido a Venezuela. Hay especulaciones sobre posibles sanciones estadounidenses que podrían afectar los flujos", dijo el presidente ejecutivo de Mercuria, Marco Dunand, en el Foro Económico Mundial en Davos. "Si a eso se suma la incertidumbre sobre las exenciones a las sanciones iraníes, la volatilidad debería volver".

Washington ha otorgado exenciones temporales a las sanciones, principalmente a las naciones asiáticas, para permitirles continuar importando petróleo iraní.

El jefe de petróleo de Glencore, Alex Beard, dijo que espera que los inventarios de crudo aumenten en la primera mitad de 2019, pero que bajarían en la segunda mitad del año.

Dunand dijo que espera que los precios del petróleo se comercialicen por encima de los US$60 por barril y que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) intentaría evitar que subieran sobre los US$80.

"La OPEP está tratando de trabajar bajo una banda de precios bastante estrecha donde los consumidores y los productores estén contentos", señaló.

El crudo de referencia Brent cotizaba el jueves alrededor de US$61 por barril.

El jefe de petróleo de Glencore, Alex Beard, dijo que espera que los inventarios de crudo aumenten en la primera mitad de 2019, pero que bajarían en la segunda mitad del año.

"Mucho dependerá de las exenciones a Irán", sostuvo. "Arabia Saudita y Rusia hicieron un buen trabajo para administrar el mercado el año pasado".