El aumento de los precios de los cereales tras el ataque de Rusia a Ucrania está perjudicando a las empacadoras de carne brasileñas, pero las interrupciones comerciales que enfrentan los productores de carne ucranianos y rusos pueden ser una oportunidad para impulsar la participación de Brasil en el comercio mundial, dijeron fuentes de la industria.

Rusia y Ucrania en conjunto representan alrededor del 29% de las exportaciones mundiales de trigo y el 19% de las exportaciones de maíz, las cuales pueden usarse como alimento para el ganado.

Dependiendo de cómo se desarrolle la situación, el conflicto también puede llevar a Brasil a acceder a mercados atendidos por competidores. Según las fuentes, un desarrollo potencial es que Europa elimine una prohibición a varias empacadoras de carne brasileñas impuesta en 2018 después de un escándalo en el sector alimentario.

“La industria está preparada para cubrir las brechas y apoyar la seguridad alimentaria de las naciones que pueden tener escasez de suministros por la probable suspensión o disminución de las exportaciones de pollo y cerdo de Rusia y Ucrania”, dijo Ricardo Santin, presidente del lobby de la carne ABPA.

ABPA, que representa a empresas como JBS y BRF en Brasil, el mayor exportador mundial de carne de pollo, dijo que Rusia y Ucrania compiten con los brasileños en importantes mercados de Asia, Medio Oriente y Europa.

Si los exportadores ucranianos dejan de enviar carnes en medio de las dificultades causadas por la guerra, Santin dijo que Europa enfrentará un "gran desafío".

Según ABPA, hay cerca de 20 plantas brasileñas actualmente suspendidas por los europeos.

Las exportaciones avícolas de Ucrania suman unas 430.000 toneladas por año, lo que representa alrededor del 10% de lo que Brasil comercializó en 2021, dijo Alcides Torres, director de Scot Consultoria.

"Si Europa realmente necesita la carne brasileña, está claro que estos mataderos suspendidos... serán revisados ​​rápidamente", dijo Torres.