Lima. Perú cerró sus fronteras a los productos vegetales procedentes de Bolivia como la soya y sus derivados, granos de chía y mani, anunció el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), entidad peruana encargada de este sector.

Según este organismo oficial, la medida se sustenta en una revisión de los requisitos de importación suscritos con Bolivia y se aplica con la finalidad de resguardar las condiciones fitosanitarias en Perú.

La medida peruana se adopta poco después que el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senag-Bolivia) suspendió los permisos de importación de hortalizas peruanas.

Senasa precisó que esta disposición, que afecta a los productores peruanos de hortalizas de la zona fronteriza, como papa, zanahoria y cebolla, provocó el malestar en Perú.

Las autoridades peruanas indicaron que Perú cumple con los requisitos fitosanitarios que exige Senasag de Bolivia para la exportación de productos peruanos.

Perú y Bolivia son socios comerciales tradicionales y en este marco, el mercado peruano importa alrededor de 600.000 toneladas métricas de torta de soya, unas 23.000 toneladas de torta de girasol y 47.000 toneladas de harina de soya de Bolivia.

Los dos países, que tienen una historia en común, también son miembros plenos de la Comunicas Andina de Naciones (CAN) junto con Ecuador y Colombia, cuyo mercado comunitario representa el 6,9% del comercio peruano.