El último año fue para la industria logística un período de grandes retos y dificultades producto de la falta de contenedores y la congestión en los principales puertos, que elevó los precios del transporte marítimo y aéreo a niveles récord. Para ese año el panorama no parece cambiar mucho y las previsiones indican que las alzas en los valores podrían extenderse incluso durante 24 meses. 

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) adelantó hace unas semanas que el incremento en las tasas del transporte marítimo se mantendría durante 2022 debido a los grandes problemas de las cadenas de suministro generados por la pandemia de COVID-19. En el mismo informe advierte que debido a esto, los niveles mundiales de precios de importación aumentarán en promedio un 11%  hacia 2023.

Lea también: Si la fiebre en los fletes marítimos se mantiene, los precios al consumidor se elevarán 1,5% en 2023, advierte la UNCTAD

Si bien las dificultades en la cadena de suministro es una de las principales razones que está incidiendo en el alza de los precios, otras variables están apareciendo en el horizonte y estarían influyendo en que esta tendencia alcista se mantenga por lo menos por los próximos dos años, según explica Matías Baerwald, business development manager de KLog.co, uno de los principales embarcadores digitales de Latinoamérica.

“Lo que hemos establecido, en conjunto con diversos grupos navieros, es que el nivel de los fletes va seguir alto durante los próximos 24 meses, lo que sería una consecuencia de la sobrecarga del sistema", dice Matías Baerwald.

“Lo que hemos establecido, en conjunto con diversos grupos navieros, es que el nivel de los fletes va seguir alto durante los próximos 24 meses, lo que sería una consecuencia de la sobrecarga del sistema, al estar operando al 100% de su capacidad”, comenta el experto chileno. 

Baerwald detalla que la previsión que hacen está basada en que, por lo general, siempre se cuenta con un porcentaje de naves con tiempo de “ocio”, pero esto no está ocurriendo actualmente. “Hoy, por el contrario, hay un déficit importante de ellas, lo que, sumado a lo reducido de los espacios disponibles, generará un costo mayor a las compañías, lo que va a impactar directamente en los valores”, dice.

Según la UNCTAD, la crisis sanitaria dejó en evidencia los problemas que ya acarreaba la industria logística y los magnificó, exponiendo sus vulnerabilidades. En medio de esta crisis, la agencia de la ONU prevé que en 2021 se haya registrado un incremento del comercio marítimo de un 4,3%, luego de una contracción de 3,8% en 2020, y espera una desaceleración del progreso anual de 2,4% para este año y hasta 2024.

El ejecutivo de KLog.co considera que el gran problema está en la disminución de los tiempos en los muelles que retarda los movimientos de grúa tanto para la descarga como para la carga. “Este problema genera retrasos en las salidas y mayores tiempos en los transbordos”, afirma Baerwald.

Frente a estos retrasos, que el experto cree que se van a mantener al menos hasta el tercer trimestre de este año, recomienda a las empresas asesorarse con “embarcadores serios” que cuenten con negociaciones con muchas navieras, que les puedan brindar posibilidades de espacio, para asegurar las cargas y cadenas de suministro. 

De igual forma, destaca que la implementación de tecnología toma gran relevancia para organizar de mejor forma la logística ante un escenario de dificultades y retrasos. “Es importante que más compañías sumen tecnologías pensando en lo que viene para los próximos dos años, donde contar con herramientas que aporten en la logística va a ser de primera necesidad”, enfatiza Matías Baerwald.