Ciudad de México. Productores brasileños de arroz quieren seguir los pasos de sus connacionales dedicados al pollo y al maíz y arrebatarle a Estados Unidos aunque sea una parte del lucrativo mercado mexicano.

Una delegación de empresarios arroceros de Brasil visita México en busca de una reducción del arancel del 20% que actualmente dicen es el único obstáculo que tienen que librar, después de obtener el aval fitosanitario de las autoridades mexicanas el año pasado.

"El tema de aranceles es un imperativo", dijo a periodistas Mario Pegorer, gerente comercial de Guacira Alimentos y representante de la asociación Abiarroz. "Un arancel de 20% hace imposible enviar arroz para acá", añadió.

El empresario asegura que la calidad del cereal brasileño es superior a la del producto de Estados Unidos y mejores condiciones arancelarias les permitirían competir con ese país, al que México compra la mayor cantidad de sus importaciones.

"El tema de aranceles es un imperativo", dijo a periodistas Mario Pegorer, gerente comercial de Guacira Alimentos y representante de la asociación Abiarroz. "Un arancel de 20% hace imposible enviar arroz para acá", añadió.

Consideró que en un primer momento podrían enviar entre 20.000 y 30.000 toneladas al año, pues hay "un proceso" que seguir como parte de la apertura de un nuevo mercado, pero que tienen capacidad para enviar hasta 150.000 toneladas al año.

México compra alrededor de 800.000 toneladas al año de arroz a Estados Unidos, según datos oficiales.

No estuvieron disponibles de inmediato funcionarios de la Secretaría de Economía para comentar al respecto. La delegación brasileña se reunirá con autoridades de esta dependencia para discutir el tema.

"Sabemos que México tiene otros proveedores también, estamos tratando de manejar una cuota para Brasil que sea interesante para dividir más o menos la necesidad de México", señaló.

En septiembre, Brasil dijo que había iniciado formalmente conversaciones para un tratado de libre comercio con México, mientras que este país aclaró que lo que se busca es ampliar dos acuerdos de complementación económica vigentes.