París. La marca Peugeot, del Grupo PSA, liderará el regreso a Estados Unidos después de una ausencia de casi tres décadas, en el marco de una campaña para abordar la dependencia que tiene de Europa.

Ese continente representa ahora el 80% de las ventas mundiales de vehículos de PSA tras la adquisición de la división Opel a General Motors en 2017.

El año pasado, el grupo irrumpió en el mercado norteamericano con sus operaciones de autos compartidos Free2Move en Seattle y Washington DC, pero el relanzamiento de la marca Peugeot traerá sus primeras ventas de vehículos en la región desde 1991.

La marca Citroën también se lanzará en India, mientras que Opel regresa a Rusia en busca de un aumento del 50% en las ventas del grupo fuera de Europa para 2021, dijo el presidente ejecutivo, Carlos Tavares, añadiendo que el mercado norteamericano se abastecerá de plantas en Europa y China.

Con Tavares, las fuertes ventas de los modelos Peugeot 3008 y 5008 SUV y la adquisición de Opel-Vauxhall han ayudado a la recuperación de PSA desde la casi quiebra en 2013-2014. Este martes, elevó sus perspectivas de ganancias a mediano plazo y registró récord de ventas y ganancias anuales.

Las ventas aumentaron un 19% en 2018 respecto al año anterior, a un récord de 74 millones, pero no alcanzaron los 74,7 millones previstos por una encuesta de analistas de Infront Data.

El fracaso en lograr los ingresos planificados golpeó a las acciones del fabricante francés de automóviles, que hacia las 1005 GMT caían un 3,3%, reduciendo su avance del 22% en lo que va del año. Pero el ingreso operativo recurrente superó expectativas, subiendo un 43%, a 5.690 millones de euros (US$6.460 millones), un margen de beneficio de 7,7%.

Las ganancias récord de PSA y el tono de confianza contrastaron con su rival nacional Renault, que reportó menores ventas y ganancias en 2018 a principios de este mes.