Sao Paulo. Telefónica Brasil, que opera bajo la marca Vivo, se encuentra en "conversaciones avanzadas" con un inversor financiero internacional "líder" para la creación y comercialización de una red de fibra óptica "mayorista e independiente", según ha informado la filial brasileña de la operadora en un comunicado.

La empresa explica que, además de Vivo y este inversor, Telefónica Infra, la unidad de negocio de infraestructura del grupo de telecomunicaciones, también tendrá una participación en esta nueva compañía de fibra, cuya creación ya adelantó Telefónica el pasado mes de julio de 2020.

Así, Telefónica remarca que el objetivo de este proyecto es acelerar la expansión de la red de fibra a nuevas localidades mediante un modelo que requiera una menor inversión (capex) por parte de Telefónica Brasil y capture valor dando entrada a terceros.

En este sentido, Telefónica añade que esta iniciativa, y la realización de cualquier operación relacionada, estará sujeta a las aprobaciones corporativas y regulatorias correspondientes y señala que mantendrá informados a sus accionistas y al mercado en general sobre la evolución de este asunto.

En la presentación con analistas de los resultados de 2020, Telefónica Brasil detalló que 1,6 millones de unidades inmobiliarias, de los más de 15,7 millones que tiene desplegadas actualmente la operadora, se incorporarán a este vehículo.

Telefónica Brasil informa de que obtuvo en 2020 un beneficio neto de 4.771 millones de reales (US$874 millones), lo que supone un descenso del 4,6% en comparación con los 5.001 millones de reales (US$916 millones) que ganó la compañía el año anterior.

Las previsiones de Telefónica contemplaban que esta nueva filial de fibra, que dará servicio principalmente a localidades de tamaño medio, alcance los 5,5 millones en el año 2024 y que Vivo sea el principal cliente de la red.

En este sentido, la empresa de telecomunicaciones resaltó que en los próximos años continuará ampliando su red de fibra, tanto a través de este nuevo vehículo como de alianzas o de forma orgánica, para superar los 24 millones de hogares en 2024.

Resultados de 2020. Por otro lado, Telefónica Brasil informa de que obtuvo en 2020 un beneficio neto de 4.771 millones de reales (US$874 millones), lo que supone un descenso del 4,6% en comparación con los 5.001 millones de reales (US$916 millones) que ganó la compañía el año anterior.

Los ingresos totales netos de Telefónica Brasil en su último ejercicio fiscal alcanzaron los 43.126 millones de reales (US$7.900 millones), lo que representa un 2,6% menos que en 2019, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebibda) recurrente descendió un 1,2%, hasta los 17.773 millones de reales (US$3.250 millones).

En el cuarto trimestre, Telefónica Brasil ganó 1.293 millones de reales (US$236 millones), un 1,5% más que hace un año, mientras que sus ingresos operativos netos se redujeron un 1,6%, hasta los 11.193 millones de reales (US$2.050 millones).

En este sentido, remarca en 2019 se consolidó la transformación de su perfil de ingresos, ya que la facturación de los negocios 'core' supone ya el 88% de los ingresos totales (cuatro puntos porcentuales más que hace un año) y los ingresos móviles de servicios crecieron un 2,1% en el último trimestre, lo que muestra el retorno a los niveles previos a la pandemia del Covid-19.

Además, añade que los ingresos de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) y televisión (IPTV) crecieron un 52,9% y un 28,3%, respectivamente, en el cuarto trimestre, mientras que en el conjunto del año se incrementaron un 50,4% y un 26,7%, respectivamente.

Asimismo, la inversión alcanzó en 2020 los 7.789 millones de reales (US$1.427 millones), un 11,9% menos, y representa un 18% de los ingresos. En concreto, se destinó esencialmente a la expansión de la red de fibra, presente ya en 266 municipios con 15,7 millones de hogares cubiertos, y en una mayor cobertura y capacidad de la tecnología 4G y 4,5G.

Por otro lado, informa de que a finales de diciembre el número de accesos totales alcanzó los 95,05 millones, un 1,5% más que hace un año, de los que 78,53 millones eran de servicios móviles (+5,3%) y 16,52 millones de servicios fijos (-13,3%). En especial, la operadora destaca la sólida evolución del segmento de contrato, cuyos accesos crecieron un 3,9% y representaron el 57,1% del total móvil.