Madrid. La filial de Telefónica en México firmó un convenio de acceso a capacidad de última milla inalámbrica con AT&T, que permitirá a Movistar utilizar la red de acceso en 3G, 4G y cualquier tecnología futura de AT&T, una acuerdo con el que la compañía busca lograr una mayor eficiencia de su negocio en el complicado mercado mexicano y con el que reafirma su compromiso de permanencia en el país.

Telefónica remarca que el convenio, firmado a través de su filial Pegaso, es un acuerdo a largo plazo, ya que tendrá una duración mínima de ocho años, y le permitirá continuar como un operador independiente en este mercado al mantener elementos sustanciales de su propia infraestructura de red y plataformas.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía señala que está previsto que este el modelo de operación de Telefónica México genere unas eficiencias operativas y financieras con un impacto positivo anual en flujo de caja de aproximadamente US$254 millones a partir del tercer año.

Asimismo, resalta que este nuevo modelo permite una utilización "más eficiente y sostenible" de los recursos aumentando por tanto el retorno sobre capital empleado, y anticipa que generará una reducción de la deuda neta adicional en el entorno de US$553 millones.

La compañía detalla que, con este convenio, AT&T en México proveerá a Telefónica Movistar de capacidad en su red de acceso en 3G, 4G y cualquier tecnología de red futura a nivel nacional. Telefónica Movistar mantiene su red de transporte y todas sus plataformas, sin restricciones operativas o geográficas para cubrir todas las necesidades de sus usuarios y servicios.

Telefónica Movistar reiteró su compromiso de permanencia en México y remarcó que este acuerdo le permite "avanzar en la transformación estructural de su negocio". "Telefónica Movistar reafirma su deseo de continuar invirtiendo en México", incide.

Asimismo, también mantendrá el control exclusivo sobre sus operaciones, incluyendo su cartera de clientes, activos, administración, precios, finanzas, comercialización o sistemas de facturación, entre otros. "AT&T no tendrá visibilidad ni influencia alguna sobre la operación de Telefónica Movistar", incide.

En esta línea, también informa de que la migración del tráfico de Telefónica Movistar a la red de acceso de AT&T se iniciará "de inmediato" y se continuará implementando gradualmente, manteniendo de forma continua todos los servicios móviles a sus clientes residenciales, empresariales y mayoristas.

Apuesta por México. Por otro lado, Telefónica Movistar reiteró su compromiso de permanencia en México y remarcó que este acuerdo le permite "avanzar en la transformación estructural de su negocio". "Telefónica Movistar reafirma su confianza y apuesta por el país y su deseo de continuar invirtiendo en México", incide.

La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete ya ha señalado en los últimos meses que no estaba contenta con el desempeño de la filial mexicana por la competitividad de este mercado y la regulación, por lo que se encontraba inmersa en su "transformación operativa y comercial a partir de las posibilidades que da la digitalización".

Incluso se ha llegado a especular en la prensa con una posible venta de la filial. El pasado mes de febrero, Álvarez-Pallete admitió que analizarían cualquier oportunidad inorgánica que permita mejorar el retorno del capital empleado de sus filial en el país, pero incidió en que había muchos más opciones además de una venta total.

Por otro lado, Telefónica apunta que el acuerdo también tendrá un impacto positivo sobre los clientes de Telefónica México, ya que la operadora seguirá prestando los mismos servicios a sus usuarios, "enfocándose en innovar y mejorar la calidad del servicio".

Asimismo, la operadora señala que con su acuerdo con AT&T busca contribuir al desarrollo del sector de telecomunicaciones en México y se suma a la visión del gobierno de llevar mejor conectividad y oportunidades a todos los mexicanos.

Además, agrega que este convenio va en línea con las tendencias internacionales en las que han sido construidos nuevos modelos para enfrentar las exigencias del mercado, como son mejorar la eficiencia y calidad de la red y acelerar los tiempos de despliegue de productos o servicios.

"Este convenio de acceso a capacidad inalámbrica favorece la competencia en el sector al permitir una mejor asignación de recursos para conectar a más mexicanos y fortalecer la capacidad para seguir compitiendo en un mercado dominado por un agente preponderante", remarca.

El presidente y director general de Telefónica Movistar en México, Camilo Aya Caro, ha señalado que, gracias a su transformación digital, en la compañía están seguros de que este nuevo enfoque les hará "ser más ágiles" a la hora de "brindar soluciones innovadoras, simples y transparentes que garanticen la mejor experiencia de servicio" a sus clientes.