La lucha contra el contrabando es uno de los desafíos del Gobierno y en ese objetivo tiene previsto concluir hasta marzo los 25 puestos militares adelantados en la frontera con Chile y Perú, afirmó el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez.

El proyecto arrancó el 22 de diciembre de 2018 con la inauguración del primer domo-Fortín en la localidad de Charaña, provincia Pacajes, frontera con Chile. Posteriormente fueron instalados otros cuatro que actualmente se encuentran en funcionamiento y ahora se edifican seis.  

De los 25 puestos proyectados, 19 serán emplazados en la frontera con Chile y 6 en el límite con Perú. En esas regiones fueron identificadas zonas vulnerables y de mayor tránsito de mercadería de contrabando.

“Una vez que tengamos el control de la frontera con Chile y el Perú, nuestro objetivo es que hasta el mes de marzo (esté concluido), pasaríamos a la Argentina; ya estamos planificando”, anunció.

La meta es reducir en 80% el ingreso de mercadería de contrabando con los 25 puestos militares adelantados, que cuentan con equipamiento y tecnología.

La meta es reducir en 80% el ingreso de mercadería de contrabando con los 25 puestos militares adelantados, que cuentan con equipamiento y tecnología. La estrategia es frenar la ilícita actividad ni bien ingrese a territorio boliviano.

La segunda fase del proyecto contempla la instalación de puestos militares en las fronteras con Argentina y Paraguay. En una siguiente se tiene perfilado reforzar los controles en la frontera con Brasil, donde hay intenso flujo de mercadería como alimentos y electrodomésticos.