Brasilia. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le propuso al canciller argentino Felipe Solá reunirse el próximo 1 de marzo con su par argentino Alberto Fernández, en Montevideo, en el marco de la asunción de Luis Lacalle Pou como presidente de Uruguay, según anunció el titular del Palacio San Martín.

Solá ingresó a las 15:00 al Palacio del Planalto, sede del gobierno de Brasil, para reunirse -por primera vez- con el presidente Jair Bolsonaro.

El encuentro transcurrió en el tercer piso de la sede presidencial y también participaron de la reunión el secretario de Asuntos Estratégicos del Gobierno, Gustavo Beliz y el designado embajador, Daniel Scioli.

Más temprano, el canciller argentino pidió el respaldo de Brasil a las negociaciones que el gobierno lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y afirmó que Argentina no será "una traba" para que el Mercosur pueda realizar nuevas negociaciones comerciales, luego de reunirse con su par brasileño, Ernesto Araújo.

En la primera entrevista formal desde que el presidente Alberto Fernández asumió el cargo, el canciller Solá visitó este miércoles el Palacio de Itamaraty y mantuvo dos horas de reunión con Araújo y su equipo, ante quienes informó sobre la situación económica argentina y la renegociación de la deuda con el FMI y los bonistas.

“Le pedimos a Brasil que nos apoye en la manera que puedan en el FMI porque (la deuda con el organismo) es el primer paso de una escalera, porque en caso de un buen acuerdo pedimos tiempo para crecer y para pagar. No caeremos en default”, aseguró Solá.

“Le pedimos a Brasil que nos apoye en la manera que puedan en el FMI porque (la deuda con el organismo) es el primer paso de una escalera, porque en caso de un buen acuerdo pedimos tiempo para crecer y para pagar. No caeremos en default”, aseguró Solá mirando a su interlocutor brasileño.

Así lo afirmó durante una declaración a la prensa ofrecida en el Palacio de Itamaraty y antes de que el canciller argentino se reuniera más tarde, en el Palacio del Planalto, con el presidente Jair Bolsonaro.

Solá hizo hincapié en que la recuperación argentina de la recesión actual depende de esos acuerdos, una situación clave para que Brasil pueda volver a alcanzar el nivel de sus exportaciones a la Argentina, su principal socio regional.

“El futuro de Argentina necesita de esta negociación y nos condiciona al momento de pensar en el futuro. Esto ha influido para no tener una ratificación inmediata del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur", dijo Solá.

Las palabras de Ernesto Araujo. En tanto, durante su alocución, el canciller brasileño Ernesto Araújo calificó de “excelente” la reunión con Solá y puso énfasis en la mirada hacia el Mercosur como una “plataforma dinámica para la inserción en la economía internacional, como un polo de crecimiento económico”.

 

El canciller del gobierno brasileño dijo que el Mercosur debe hacer acuerdos con otros países, e informó que ambas naciones han decidido convocar a una reunión bilateral de comercio, aún sin fecha, para analizar el panorama bilateral, regional y global.

“El Mercosur debe ser estratégico y hay un potencial a ser explorado”, dijo Araújo.

A su turno, Solá dijo que Argentina no será “una traba” para la expansión de acuerdos del Mercosur, tal como quiere Brasil, y agregó: "Fortalecer el Mercosur no es ir para atrás o apegarse al pasado. El Mercosur es una marca que debemos llevar adelante”.

Solá dijo que trajo a Brasilia durante su día de visita un mensaje del presidente Fernández sobre su “mirada realista y pragmática de las relaciones con Brasil y la visión de que somos hermanos”.

Finalmente, el canciller argentino destacó la “franqueza” del encuentro, que se realiza luego de que el gobierno de Bolsonaro apoyara la reelección del derrotado ex presidente Mauricio Macri en las elecciones de octubre y que el propio Araújo expresara que habían vencido los comicios “fuerzas del mal”.