Washington.- La Casa Blanca dijo este martes que encontró una manera de construir sin nuevos fondos del Congreso el muro en la frontera con México que el presidente Donald Trump ha prometido, distanciándose de la amenaza del mandatario de paralizar el gobierno de Estados Unidos por las disputas sobre seguridad limítrofe.

“Tenemos otras formas en que podemos llegar a esos US$5.000 millones”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders en Fox News. “Al final del día no queremos paralizar el gobierno, queremos cerrar la frontera”, agregó.

Trump y el Congreso, envueltos en una disputa por el muro fronterizo, tienen cuatro días para llegar a un acuerdo antes de que una parálisis parcial del gobierno pueda dejar a una cuarta parte de la fuerza laboral federal sin cheques de sueldo.

Trump ha exigido US$5.000 millones como pago inicial para la construcción de un muro que, según él, es necesario para evitar que los inmigrantes ilegales y las drogas ingresen a Estados Unidos. La construcción del muro fue un compromiso clave de su campaña presidencial de 2016.

El dinero que Trump quiere es una pequeña parte de los aproximadamente US$450.000 millones que el Congreso estaba dispuesto a aprobar -antes de la última batalla sobre el muro- para financiar varias agencias que de lo contrario se quedarán sin dinero este viernes. 

Los demócratas y algunos republicanos argumentan que hay controles fronterizos menos costosos y más eficaces.

Sanders indicó que la Casa Blanca se estaba apartando de la amenaza de Trump de paralizar el gobierno federal si el Congreso se negaba a proporcionar dinero para su muro.

“Ciertamente, hay una serie de fuentes de financiamiento diferentes que hemos identificado que podemos usar, que podemos juntar con el dinero que se otorgaría a través de las asignaciones del Congreso, que nos ayudaría a obtener los US$5.000 millones que el presidente necesita para poder proteger nuestras fronteras”, dijo Sanders en Fox.

El dinero que Trump quiere es una pequeña parte de los aproximadamente US$450.000 millones que el Congreso estaba dispuesto a aprobar -antes de la última batalla sobre el muro- para financiar varias agencias que de lo contrario se quedarán sin dinero este viernes.