El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, culpó el lunes a las históricas protestas del fin de semana a la "asfixia económica" de Estados Unidos y las campañas en las redes sociales de una minoría de contrarrevolucionarios, mientras que el mandatario Joe Biden expresó su apoyo al pueblo cubano.

Las protestas estallaron en medio de la peor crisis económica de Cuba desde la caída de la exaliada Unión Soviética, lo que provocó una escasez de alimentos y medicamentos, así como cortes de energía y un aumento en las infecciones por COVID-19.

El endurecimiento de las sanciones estadounidenses de décadas de antigüedad y la pandemia han incrementado los problemas en la frágil economía estatal.

"En las últimas semanas la campaña contra la Revolución Cubana se ha incrementado en las redes sociales, aprovechando los problemas y carencias que estamos viviendo", dijo Díaz-Canel en un discurso televisado junto a su gabinete.

Una minoría de contrarrevolucionarios fomentaba el malestar, dijo, al denunciar el vandalismo en las protestas que tuvieron lugar en varias ciudades el domingo en lo que se consideran las mayores manifestaciones antigubernamentales de Cuba en décadas.

"Tiraron piedras en las tiendas de divisas, robaron artículos (...) y en las fuerzas policiales voltearon un auto, un comportamiento totalmente vulgar, indecente y delictivo", señaló.

Las calles de La Habana parecían tranquilas el lunes por la mañana, aunque las fuerzas especiales patrullaban las calles frente al paseo marítimo costero.

Por su parte, Biden dijo que su país apoya al pueblo de Cuba en su clamor por libertad y alivio de la pandemia de coronavirus tras décadas de represión.

"El pueblo cubano está reivindicando con valentía derechos fundamentales y universales. Esos derechos, incluido el de protesta pacífica y la libre determinación de su propio futuro, deben ser respetados", dijo Biden en un comunicado.

"Estados Unidos hace un llamado al régimen cubano para que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital en lugar de enriquecerse", dijo el mandatario, quien durante su campaña dijo que aliviaría las sanciones a Cuba, pero aún no lo ha hecho.

Díaz-Canel no abordó directamente la declaración de Biden, que se produjo durante su discurso. Sin embargo, atacó lo que describió como la hipocresía de Washington por expresar preocupación mientras alimenta la crisis con el embargo comercial.

"¿No es muy hipócrita y cínico que me bloquees (...) y quieras presentarte como el gran salvador?" preguntó. "Levanten el bloqueo (...) y luego veremos de qué es capaz este pueblo, que ha logrado una inmensa labor social a pesar de lo que es prácticamente una economía de guerra".

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respaldó a Cuba y dijo que el embargo económico de Estados Unidos a la isla debería terminar para ayudar a su gente.

"La verdad es que si se quiere ayudar a Cuba, lo primero que se debe hacer es suspender el bloqueo a Cuba como están pidiendo la mayoría de países del mundo", dijo en rueda de prensa.

Estados Unidos ha endurecido las sanciones contra Cuba bajo el mandato del expresidente Donald Trump, incluida la restricción de remesas clave en medio de la pandemia. Biden ha mantenido las medidas contra La Habana.