San Diego.- Oficiales de Aduanas y Protección Frinteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos reforzaron los preparativos en la frontera entre Estados Unidos y México en San Diego, California, por el arribo de grandes caravanas de migrantes centroamericanos.

En el parque estatal Border Field, que está en el extremo suroccidental de Estados Unidos y a 15 millas (24 kilómetros) al sur de San Diego, personal de CBP estableció este viernes una red de protección de alambre en la valla fronteriza.

Ryan Gosalves, un oficial de CBP, dijo a Xinhua que trabajan las 24 horas del día en Imperial Beach, con 20 agentes en funciones en cada turno.

En total, 400 agentes de CBP fueron desplegados en Imperial Beach, que tiene una línea fronteriza de 9,8 kilómetros con México. En toda la frontera estadounidense-mexicana están desplegados 2.200 agentes, indicó.

A lo largo de la frontera fueron establecidos monitores de control remoto y torres con cámaras en Imperial Beach para observar a los migrantes, dijo Gosalves.

El gobierno estadounidense ha dicho que los inmigrantes que entren en el país ilegalmente tendrán prohibido solicitar asilo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha calificado a la caravana como una "invasión" y ordenó al Departamento de Defensa estadounidense que despliegue tropas en servicio activo en la frontera en asistencia a las fuerzas de seguridad fronteriza.

Al menos 1.800 migrantes, principalmente de Honduras, han llegado esta semana en grupos a la ciudad mexicana fronteriza de Tijuana. Se espera que lleguen más porque están viajando actualmente en ciudades cercanas, dijeron las autoridades.

Las autoridades de México y de Estados Unidos se reunieron en Tijuana el viernes para coordinar los planes antes del arribo de más caravanas de migrantes centroamericanos.