Washington.- Estados Unidos impuso el jueves sanciones a la Policía Nacional de Nicaragua por acusaciones de abusos de derechos humanos, la más reciente acción del gobierno de Donald Trump para presionar a la administración del presidente Daniel Ortega.

El Departamento del Tesoro dijo en un comunicado que puso a la policía nicaragüense en una lista negra por su papel en importantes actos de violencia, incluyendo "el uso de munición real contra manifestantes pacíficos y la participación en escuadrones de la muerte, así como la realización de asesinatos extrajudiciales, desapariciones y secuestros".

También incluyó en las sanciones a tres comisionados de la Policía Nacional: Juan Valle, Luis Alberto Pérez y Juan Pastor.

"El régimen de Ortega ha utilizado a la Policía Nacional de Nicaragua como instrumento en su campaña de represión violenta contra el pueblo nicaragüense", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, citado en el comunicado.

El Departamento del Tesoro ha impuesto anteriormente sanciones a funcionarios de la Policía Nacional por abusos a los derechos humanos. 

Las sanciones congelan todos los activos estadounidenses en poder de la Policía Nacional de Nicaragua y de los tres comisionados y prohíben a sus ciudadanos hacer negocios con ellos.

El Departamento del Tesoro ha impuesto anteriormente sanciones a funcionarios de la Policía Nacional por abusos a los derechos humanos. 

En abril de 2018 se desataron grandes manifestaciones en Nicaragua por recortes planeados a prestaciones sociales que más tarde derivaron en protestas más amplias que exigieron la renuncia de Ortega y sus colaboradores. Las manifestaciones dejaron más de 300 muertos, según grupos de derechos humanos.

El gobierno nicaragüense ha calificado las anteriores sanciones estadounidenses a funcionarios, incluyendo a la esposa de Ortega y vicepresidenta, Rosario Murillo, como una continuación de los designios "imperiales" sobre el país centroamericano.