El G7 decidió poner a disposición una ayuda de urgencia de unos US$20 millones para la Amazonía, principalmente destinados al envío de aviones bombarderos de agua que luchen contra los incendios, indicó la presidencia francesa.

Se trata de una primera etapa en el plan en colaboración con los países afectados para que esa región disponga de los medios necesarios "ahora que más se necesita", dijo el gobernante galo, Emmanuel Macron, en una rueda de prensa con su homólogo chileno, Sebastián Piñera.

Éste, por su lado, se declaró "muy contento" por el acuerdo con las democracias más industrializadas y con los países amazónicos para combatir los incendios y recordó que ahora es cuando más se necesita el refuerzo de la cooperación en la Amazonía.

Plan de reforestación. Además del envío de una flota aérea, el G7 decidió un plan de ayuda a mediano plazo destinado a la reforestación que será presentado a la Asamblea General de la ONU a fines de septiembre. Para ese plan será necesario el acuerdo de Brasil y un trabajo con las ONG y las poblaciones locales.

 

Esta "iniciativa para la Amazonía" fue anunciada tras una sesión de la cumbre del G7 consagrada al medio ambiente, durante la cual se abordó la situación que atraviesa la selva amazónica.

El presidente estadounidense no acudió a esas conversaciones. Macron explicó que Trump no tuvo tiempo, debido a encuentros bilaterales.

"No estuvo en la sala, pero sí su equipo”, indicó, afirmando que el  jefe de la Casa Blanca apoya los esfuerzos por combatir los incendios en la Amazonía.