El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) se ha desmarcado del informe elaborado por dos investigadores suyos para el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR), y que desmonta el supuesto fraude en las elecciones presidenciales del 20 de octubre en Bolivia.

Los comicios fueron auditados por la OEA después de que el candidato opositor Carlos Mesa denunciara un "fraude gigantesco" por parte del entonces presidente, Evo Morales, para conseguir un cuarto mandato.

La OEA detectó "irregularidades", tras lo cual el líder indígena dimitió. Más de 30 personas murieron por los enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Morales y con las fuerzas de seguridad.

El MIT ha enviado una carta a los encargados de negocios de Bolivia en Estados Unidos y la OEA, Óscar Serrate e Ignacio Jáuregui, respectivamente, en la que explica que, si bien dicho informe fue elaborado por "dos investigadores asociados al Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT", lo hicieron como "contratistas independientes" para el CEPR.

El Gobierno de Jeanine Áñez, que ha difundido la carta del MIT, se ha valido de ella para reiterar "su descalificación" al informe del CERP. El Ejecutivo "rechaza vehementemente estos intentos de desinformación tendenciosa e improvisada", reza un comunicado del Ministerio de Justicia.

El informe del CERP, firmado por los investigadores Jack Williams y John Curiel, ha cobrado actualidad en los últimos días porque, aunque ya se conocía, se publicó el pasado 28 de febrero en el espacio Monkey Cage del 'Washington Post'.

"Desde la publicación del artículo, los miembros de nuestro equipo de comunicación han trabajado para corregir el error de que este estudio fue llevado a cabo como parte del trabajo de los dos investigadores para el MIT", ha indicado.

El MIT ha aclarado que, "con la libertad académica como principio rector, los investigadores son libres de publicar y expresar sus opiniones, pero al hacerlo hablan por ellos mismos, sin reflejar las opiniones de los laboratorios, departamentos, centros o institutos a los que están afiliados".

El Gobierno de Jeanine Áñez, que ha difundido la carta del MIT, se ha valido de ella para reiterar "su descalificación" al informe del CERP. El Ejecutivo "rechaza vehementemente estos intentos de desinformación tendenciosa e improvisada", reza un comunicado del Ministerio de Justicia.

El director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO) de la (OEA), Gerardo de Icaza, también ha defendido en los últimos días la "integridad" de la auditoría electoral de la OEA. "Cobra más fuerza y vigor si se confronta con un artículo parcial, parcializado, sin rigor técnico electoral", dijo en Twitter.