Hong Kong.- La policía de Hong Kong disparó este domingo gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes en el distrito comercial de lujo de Causeway Bay, después de que se concentraran en el consulado de Estados Unidos para pedir ayuda y llevar la democracia a la ciudad gobernada por China.

La policía persiguió a los manifestantes del barrio financiero Central que se dispersaron al cercano Admiralty, a la zona de bares de Wan Chai y a Causeway Bay, en un ya conocido patrón de enfrentamientos callejeros en los tres meses de disturbios.

Los activistas levantaron barricadas, rompieron ventanas, provocaron incendios en las calles y vandalizaron la estación de metro en Central, el distrito más inteligente de la antigua colonia británica.

El barrio Central, sede de bancos, joyerías y galerías comerciales de lujo, estaba inundado de graffitis, vidrios rotos y ladrillos arrancados de las vías. Los manifestantes prendieron fuego a las cajas de cartón y construyeron barricadas con vallas metálicas.

"No podemos irnos porque hay policías antidisturbios", dijo el manifestante Oscar, de 20 años, en Causeway Bay. "Dispararon gas lacrimógeno desde la estación. Nos dirigimos a North Point".

North Point está al este de Causeway Bay.

Miles de manifestantes cantaron el himno nacional estadounidense y pidieron al presidente Donald Trump que "liberara" la ciudad. Ondearon la bandera de Estados Unidos y pancartas exigiendo democracia.