Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, concedió una entrevista en la que asegura que grupos de extrema derecha han tomado el control de la Casa Blanca y que tienen como objetivo apoderar de Venezuela.

“Esto es una guerra política del imperio de los Estados Unidos, de los intereses de la extrema derecha que hoy está gobernando, del Ku Klux Klan que maneja la Casa Blanca y quiere apoderarse de Venezue”, sostuvo Maduro en entrevista con la cadena británica BBC.

Estados Unidos ha acusado al régimen de Maduro de violar los Derechos Humanos de la población y la oposición política, además desconoció las elecciones de mayo pasado, el segundo mandato del chavista y fue el primer país en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

“Pienso que el sector extremista, de los supremacistas blancos, del Ku Klux Klan, dirigen Estados Unidos. Él (Trump) es parte de ellos, ha estimulado las corrientes facistas, neofacistas, neo nazis en Estados Unidos, en Europa”, sostuvo.

En la extensa entrevista, Maduro agregó que occidente tiene una imagen errónea de lo que sucede en Venezuela y volvió a negar la existencia de una crisis humanitaria explicando que es una excusa para intervenir su país.

“Ese estigma, ese estereotipo que nos han querido montar tiene un solo objetivo: presentar una crisis humanitaria que no existe en Venezuela para una intervención”, señaló.

También negó que exista una diáspora de migrantes, que la ONU ha cifrado en torno a 3 millones de venezolanos que han dejado su país en los últimos cuatro años, pues según Maduro no superan los 800 mil.

“Nosotros tenemos los números oficiales y no pasan de 800.000 los venezolanos que se han ido en los últimos dos años buscando alternativas”, afirmó.