México.- Las autoridades de México y de Estados Unidos se reunieron en la ciudad mexicana de Tijuana para coordinar acciones ante el arribo de la masiva caravana de migrantes centroamericanos a esa localidad fronteriza, informó este viernes la Secretaría de Gobernación (ministerio del Interior).

Según un comunicado, los funcionarios de los tres niveles de gobierno de México (federal, estatal y municipal) y de la estadounidense Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) revisaron medidas para la atención humanitaria de los migrantes y la seguridad en Tijuana.

El subsecretario de Gobierno, Manuel Cadena, dijo que se harán esfuerzos para cubrir las necesidades de salud, agua y alimento en los albergues de la ciudad del noroeste de México, cuya frontera con California es la más transitada del mundo.

Por su parte, el comisionado de la CBP, Kevin K. McAleenan, señaló durante la reunión que es primordial salvaguardar el cruce de personas y mercancías entre ambos países, y la seguridad en los puertos fronterizos mediante un trabajo coordinado.

En el encuentro, que sirvió para instalar una mesa de trabajo, el gobernador del estado mexicano de Baja California (noroeste), Francisco Vega, anunció que efectivos policiales fortalecerán la vigilancia alrededor de los albergues y en los cruces fronterizos para garantizar el orden.

"Vemos a una ciudadanía preocupada, por lo que es muy importante enviar el mensaje de que habrá cero tolerancia para quien o quienes infrinjan las leyes y reglamentos (...) En caso de que así suceda, estas personas serán puestas a disposición del Instituto Nacional de Migración para su inmediata deportación", advirtió Vega.

Agregó que la llegada de los miles de centroamericanos es un "fenómeno extraordinario".

Al menos 1.800 integrantes que salieron de Honduras el pasado 13 de octubre han llegado en grupos a Tijuana esta semana, y las autoridades esperan que en los próximos dos días arriben más, quienes en este momento transitaban por localidades cercanas.

Los miles de centroamericanos ingresaron de manera irregular a México por su frontera con Guatemala, y cruzaron todo el país con el fin de entrar a Estados Unidos, donde buscan encontrar mejores oportunidades.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, expresó el jueves su preocupación porque la multitudinaria caravana intente cruzar de "forma intempestiva" a Estados Unidos, debido a que pueden generarse incidentes con las autoridades del país vecino.

Otras dos caravanas masivas atravesaban este viernes estados del centro y este de México rumbo a la frontera con Estados Unidos, tras ingresar al país detrás de la primera caravana, que es la más grande en número.