Paris. El ayuntamiento de París convirtió este lunes al ex líder de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en ciudadano honorario, en un golpe probable para su enemigo político, el presidente Jair Bolsonaro, cuya relación con Francia se ha deteriorado.

La moción para honrar a Lula fue respaldada por la alcaldesa socialista de la ciudad, Anne Hidalgo.

“Inmensa alegría de darle el título de Ciudadano Honorario a Lula. París siempre estará al lado de aquellos cuyos derechos no se respetan”, dijo Hidalgo en Twitter.

Brasil le ha dado la espalda a la democracia desde la elección de Bolsonaro, dijo Hidalgo a Lula en una ceremonia, a la que también asistió la ex presidenta Dilma Rousseff.

“Inmensa alegría de darle el título de Ciudadano Honorario a Lula. París siempre estará al lado de aquellos cuyos derechos no se respetan”, dijo la alcaldesa Anne Hidalgo en Twitter.

Lula ha atacado a Bolsonaro, un derechista, por empobrecer a los trabajadores brasileños y prometió unir a la izquierda para ganar las elecciones de 2022.

Presidente de 2003 a 2010, Lula fue encarcelado en 2018 después de ser declarado culpable de recibir sobornos de empresas de construcción a cambio de contratos públicos.

Lula, que ha mantenido que es inocente, fue liberado en noviembre de 2019 después de que la Corte Suprema de Brasil emitió un fallo más amplio que finaliza el encarcelamiento obligatorio de los delincuentes condenados después de que pierden su primera apelación.

Las relaciones franco-brasileñas se han deteriorado desde el año pasado cuando el presidente francés Emmanuel Macron se vio envuelto en una guerra de palabras con Bolsonaro.

Macron acusó a Bolsonaro de mentirle a los líderes mundiales sobre el compromiso de Brasil de preservar el medio ambiente cuando estallaron los incendios forestales en la región amazónica.

Bolsonaro en un momento insultó a la esposa de Macron y dijo que solo aceptaría US$20 millones en ayuda ofrecida por el grupo G7 de naciones ricas si Macron retiraba sus "insultos".