El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó este martes tomar represalias económicas contra Rusia por la invasión de Ucrania, argumentando que busca "mantener buenas relaciones con todos los gobiernos del mundo".

"Nosotros no vamos a tomar ninguna represalia de tipo económico porque queremos mantener buenas relaciones con todos los gobiernos del mundo y queremos estar en condiciones de poder hablar con las partes en conflicto", aseguró en su rueda de prensa diaria.

En este sentido, matizó que, hasta el momento, no ha hablado con ninguna de las partes en conflicto.

Para López Obrador, el papel de México es "promover que la ayuda humanitaria llegue a Ucrania a través de la ONU" y "promover el diálogo" y "la paz".

"No podemos más, no podemos caer en un protagonismo que no tiene que ver con la mesura que debe prevalecer en política exterior", agregó, reiterando que, en temas económicos, no puede cerrarse el territorio mexicano "a nadie".

Por último, aseguró que México apoya a todos los ciudadanos, incluidos los rusos, porque es un país fraterno "donde se atiende y protege a los perseguidos y refugiados".