Bogotá. El presidente colombiano Iván Duque se pronunció en la tarde de este jueves sobre el anuncio de rearme de miembros de la disidencia de las antiguas Farc, hecho por Iván Márquez y ofreció multimillonarias recompensas por información que permita dar con el paradero de quienes aparecen en la pieza audiovisual. 

“Colombia no acepta amenazas de ninguna naturaleza, y mucho menos del narcotráfico. Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”, dijo el jefe de Estado.

Duque lanzó fuertes palabras en contra de los disidentes y pidió al país que no cayera “en la trampa de falsos ropajes ideológicos” para sostener estructuras delictivas.

“Este grupo de delincuentes pretende burlarse del pueblo colombiano, y no se lo vamos a permitir”, comentó el mandatario, quien informó que ya se había comunicado con la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Patricia Linares, para que, de manera urgente, se expulse del sistema las personas que aparecen en el video.

Para encontrar información que permita su captura, el presidente Duque ofreció una recompensa de $3.000 millones (unos US$860.000) “por cada uno de los delincuentes de ese video”.

En ese mismo sentido, hizo un llamado al partido FARC para que expulse a Márquez, Jesús Santrich y compañía de la colectividad. “Lo mínimo que Colombia espera hoy del partido FARC es la expulsión inmediata y sin contemplaciones de todos los delincuentes que aparecen en ese video. Estas imágenes evidencian la necesidad de tener una claridad diáfana sobre las armas, las rutas del narcotráfico, los bienes y los dineros del grupo armado”.

Recompensas. Duque le pidió a la Fiscalía General de la Nación emitir las órdenes de captura que fuese necesarias “para enfrentar los delitos que se evidencian en el video”, que consideró como un “ataque frontal” a la institucionalidad y a la sociedad, y ordenó la conformación de una unidad especial para la persecución de Márquez, Santrich, El Paisa y otros.

Para encontrar información que permita su captura, el presidente Duque ofreció una recompensa de $3.000 millones (unos US$860.000) “por cada uno de los delincuentes de ese video”.

Llamado a Venezuela. Ante la noticia, el jede de Estado señaló que había conversado con Juan Guaidó para pedir su respaldo y apoyo a la justicia colombiana para capturar a los exmiembros de la guerrilla de las Farc y acusó a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, de auspiciarlos.

 

“A la comunidad internacional le hago un especial llamado para que se una al pueblo de Colombia en el rechazo inequívoco a estas amenazas criminales y que entreguen a estos terroristas. En la lucha contra el terrorismo el mundo nos acompaña. Los Estados que le brinden protección al terrorismo violan la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ningún país puede albergarlos y por eso avanzaremos en la expedición de las circulares rojas de Interpol”, comentó.

Más temprano, el alto comisionado para la paz de Colombia, Miguel Ceballos, afirmó  que el presidente venezolano Nicolás Maduro ha otorgado un "claro apoyo" a los líderes disidentes de las FARC, encabezados por el ex jefe negociador de paz Iván Márquez. "Detrás de todo eso hay un claro apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro", dijo.

"El hecho de que Iván Márquez recurra al Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos máximos líderes están presentes en Venezuela, no hace sino confirmar que esa banda, ese pequeño grupo, sigue vinculado con el narcotráfico y está siendo apoyado por ese régimen dictatorial" venezolano, aseguró Ceballos.

El presidente Duquev cerró su mensaje dirigiéndose a los excombatientes que están en proceso de reincorporación. “Mantenemos nuestro compromiso con quienes están avanzando genuinamente en el proceso de reincorporación, de la manera que lo hemos venido haciendo y que ya ha dado resultados tangibles”.