EE.UU.- Diversos líderes del mundo saludaron con entusiasmo el intercambio de prisioneros que realizaron este sábado Ucrania y Rusia, el primero después de cinco años. Entre los presos canjeados hay nombres relevantes, como el cineasta ucraniano Oleg Sentsov, o Volodimir Tsemakh, exjefe militar separatista testigo clave del derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines, en 2014.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, valoró el gesto, que a su juicio son "muy buenas noticias”, porque marcan "quizás un primer paso de gigante hacia la paz”. Poco antes, el enviado especial de Washington para Ucrania, Kurt Volker, dijo sentirse "muy complacido” por el gesto de ambos países, y manifestó sus esperanzas de que esto gatille "un cese al fuego renovado y avances hacia la completa implementación (del acuerdo de paz) de Minsk”.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó el intercambio como "un paso decisivo en la reanudación de un diálogo constructivo que debe continuar en las próximas semanas”. Por medio de un comunicado, el Palacio del Elíseo adelantó que París y Berlín van a intensificar sus esfuerzos para que se puedan obtener nuevos avances y se apliquen los aspectos políticos de los acuerdos de Minsk.

Libertad de todos los prisioneros. Para el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, lo primordial es consolidar el alto el fuego, retirar las armas pesadas, proceder al desminado y aplicar medidas humanitarias en favor de la población del Donbass, la región del este de Ucrania ocupada parcialmente por fuerzas apoyadas por Rusia. Le Drian abogó por conseguir la libertad de "todos los prisioneros vinculados al conflicto”.

La alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, también celebró el intercambio. "Esta liberación da cuenta del trabajo y la determinación de aquellos que han trabajado incansablemente para (conseguir) este resultado, incluidos la sociedad civil, activistas y expertos legales”, afirmó en un comunicado Mogherini, quien agregó que "la Unión Europea espera que todas las partes aprovechen este impulso”.